Opinión

3 Jul 2018
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Mundial político salvadoreño

Como estamos viendo no solo la copa del mundo 2018 en Rusia está dando de qué hablar; en El Salvador estamos viviendo un concurso de quien tira más duro en política; por ejemplo la corrupción en el caso más conocido como “saqueo público” la culminación del desarrollo de la Ley más trabajada por años en la Asamblea Legislativa, la cual es LEY DEL AGUA; los padres de la patria que dejan su trabajo por ir a Rusia a disfrutar de los partidos, el caso de las Nuevas Ideas, la elección y búsqueda de los candidatos a vicepresidente en la mayoría de los partidos políticos, las coaliciones para elecciones 2019, ¿Cuándo harán un mundial político en pro de El Salvador y no con intereses partidarios?  

¿Me pregunto porque quieren seguir quitando el derecho al agua potable con los mejores estándares de calidad? En la mayoría de lugares como sabemos aún no cuentan con el derecho que todo ser humano tenemos, el cual es gozar del vital líquido o mejor conocido como AGUA; además sabemos que ningún ser viviente puede vivir sin ese líquido ya que nuestro cuerpo al igual que el planeta somos hechos y formados por un 90% de H2O y el otro 10% son diferentes minerales y vitaminas que hacen la carne; estoy de acuerdo que se haga un asocio público-privado para mejorar la calidad del agua, es decir que ya no salga hasta en la escalón con olor a huevo y blanca o café, que se lleve a lugares que aún no cuentan con ese bien para la salud pero no para buscar un lucro para un sector determinado y cobrar más por ese derecho que debería de ser gratis.

¿Porque juegan con la población que los ha elegido para estar en el poder? Para comenzar y no es que vaya en contra de algún diputado o político pero yo estaría de acuerdo de ir a ver un partido al mundial si nuestra querida selecta clasifica a un mundial pero para ir a disfrutar de otros equipos que no tienen nada que ver con El Salvador y si tengo mi empleo gracias  a Dios y a sociedad, creo que no vale la pena pedir permiso ni gastar porque tenemos el privilegio que hoy podemos ver los partidos en un canal nacional o hasta en YouTube o en el sitio web de la FIFA; ¿Por qué quieren llamar la atención de la población con sacar los trapos al sol de otros políticos, partidos y expresidentes o con actos de corrupción para ganar las próximas elecciones 2019? En vez de llamar a la unidad de la población y de mejorar las leyes de los partidos políticos, diputados, los alcaldes y los presidentes, en vez de mejorar la calidad de vida, la seguridad y la economía de los Salvadoreños para demostrar que si trabajan por el pueblo y que ya no se sigan dando ese tipo de actos y para que sean personas aptas para el puesto de acuerdo a su personalidad, capacidades, estudios y cosas buenas que ha hecho; lo que provoca cuando salen en las noticias que uno le tira al otro, que un presidente se ha robado casi el presupuesto de la nación lo único que hacen es que la sociedad tenga miedo de ir a votar en las próximas elecciones y darles el voto de confianza a cada uno de los candidatos.

En conclusión creo que dicha columna se queda demasiada corta para todo lo que está dando de hablar lastimosamente la triste realidad política salvadoreña; considero que aún tiene tiempo para cambiar la percepción de la juventud y la sociedad salvadoreña en relación a lo estamos viviendo política y económicamente en nuestro pulgarcito de américa, deben hacer un esfuerzo para lograr la unidad y generar la confianza de la sociedad hacia ustedes los políticos; mejorar la inseguridad, la salud y la calidad de vida de los salvadoreños.

17 Jul 2018
Lo que realmente importa como nación
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Lo que realmente importa como nación

13 Jul 2018
Mucho para aprender de Rusia 2018
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Mucho para aprender de Rusia 2018

12 Jul 2018
Algo muy parecido al arrebato de derechos
Opinión | Por: Karen López

Algo muy parecido al arrebato de derechos

11 Jul 2018
¡Gracias, Sala!
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

¡Gracias, Sala!