Opinión

14 Mar 2017
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Mujer don de Dios

En esta oportunidad quiero escribir este artículo sobre el regalo que Dios nos ha dado: la mujer. Es el ser más divino, maravilloso, que puede hacer muchas cosas al mismo tiempo. Aquella persona que complementa al hombre. La criatura de Dios que lleva en su vientre, por 9 meses, al bebé que va a tener del amor de la pareja y por la gracia de Dios.

La mujer es valiente, paciente, tolerante, trabajadora y responsable; sabe manejar y controlar aquellas situaciones difíciles que muchas veces nos da la vida. Ama a la criatura que lleva en su vientre, que es fruto del amor de la pareja y de Dios, es un ser que no se rinde por nada, sabe cómo salir adelante; muchas veces le toca hacer el papel de mamá y papá en la familia, por cuestiones de la vida, pero aun así no deja de amar y de poner todo su empeño en la vida.

Lastimosamente, hoy en día los hombres no las respetamos, no respetamos su cuerpo y las vemos como objeto sexual, como una cosa de placer o un juguete para una noche. Un objeto al que podemos inyectarle o darle pastillas para que no sea portadora de vida, solo las queremos para tener relaciones sin pensar y aceptar las consecuencias que esa relación va a traer para toda la vida. Por ejemplo: un embarazo de un ser humano que tiene derecho a vivir desde que es concebido y no al aborto, la posibilidad de terminar con SIDA u otras enfermedades de transmisión sexual, entre otras consecuencias que una “SIMPLE RELACIÓN SEXUAL” puede traer para la pareja.

Tener relaciones sexuales significa asumir ese compromiso entre un hombre y una mujer que están trabajando, y luchando para cubrir las necesidades de la pareja y del bebé que viene en camino; dicho compromiso asumido por ambos conlleva a que exista una mayor unión, esto requiere de responsabilidad y madurez, lo cual los  lleva a ya no necesitar la ayuda de los papás.

La mujer y el hombre tienen la misma dignidad porque han sido creados a imagen y semejanza de Dios; por lo cual ella merece respeto y  amor.

Me entristece ver cómo las niñas y pre adolescentes están siendo violadas o utilizadas como objeto sexual, y esto genera la consecuencia de un embarazo; los agresores no se hacen responsables de la criatura que ya viene en camino. No estamos respetando a las niñas en su mejor momento de poder jugar con juguetes, sacar sus estudios o de disfrutar la vida. Muchas veces, el hombre que más o menos se hace responsable le pone la opción de abortar, como ya sabemos abortar les hace un daño mayor tanto a la mujer o pre adolescente como al hombre porque deja secuelas físicas, mentales, familiares, psicológicas, emocionales, intelectuales, entre otras.

Quiero terminar dicho artículo haciendo una invitación a los hombres para que respetemos a la mujer como un ser humano y no como un objeto sexual. Los métodos anti-conceptivos no quitan las posibilidades de un embarazo, o de las enfermedades de transmisión sexual; al contrario, es una medicina que provoca grandes daños al hombre y la mujer. Al mismo tiempo, les pido a  las mujeres que se den cuenta que representan el pilar fundamental para la familia, la sociedad salvadoreña y el mundo entero.    

  • Mariella Paz de González

    Excelente artículo!!!!

15 Dic 2017
El mito de la Tierra plana
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El mito de la Tierra plana

15 Dic 2017
Necesitamos amor sólido
Opinión | Por: Sara Larín

Necesitamos amor sólido

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más