Opinión

26 Feb 2014
Opinión | Por: Herbert Escoto

Muchas personas pequeñas…

En 1990 se pintaron 101 imágenes a lo largo de 1316 metros que fueron parte del Muro de Berlín, este proyecto fue llamado East Side Gallery y es visto como un monumento en conmemoración a la caída del muro que dividía Alemania. Entre esa galería se encuentra un proverbio africano que reza: “Viele kleine Leute, die in vielen kleinen Orten, viele kleine Dinge tun, können das Gesicht der Welt verändern. (Afrikanische Weisheit)”. En español se traduce de la siguiente manera: “Muchas personas pequeñas que en muchos lugares pequeños hacen muchas cosas pequeñas pueden cambiar la cara del mundo (Proverbio Africano)”.    

Fue a partir de 1949 que el mundo entero fue testigo de la división oficial entre la República Federal de Alemania (Occidental) y la República Democrática Alemana (Oriental), separación que fue materializada por la construcción del Muro de Berlín. De esta forma se magnificaba la ya existente división ideológica entre el mundo capitalista y el mundo comunista. El mundo de la posguerra estaba integrado por dos bloques porque así lo decidieron los ganadores de la Segunda Guerra Mundial.

El mundo no tuvo opinión al respecto, y los altos dirigentes tampoco ponderaron las consecuencias de enemistar a la humanidad por seguir dos corrientes distintas. Fueron los grandes poderes que impusieron a las sociedades divisiones que provocarían guerras, dictaduras, revoluciones y eventos que marcarían profundamente la historia de los países. Cada bloque se encargó de repartir territorialmente el continente europeo y americano.

La influencia comunista y capitalista fue bastante marcada en Latinoamérica, las tendencias eran notables y la polarización fue creciendo exponencialmente. Como efecto negativo de esta dicotomía, las sociedades latinoamericanas tendieron a encerrase en paradigmas minimizando su capacidad de razonar, evadiendo la posibilidad de abrirse a nuevas ideas y reduciendo al absurdo su capacidad de pensar libremente. El Salvador, desde luego, no fue la excepción a estas influencias.

Existe un muro como el que había en Berlín que divide a la sociedad salvadoreña. Físicamente tal barrera no es visible, pero en las mentes de cada uno de los salvadoreños se encuentran esquirlas de estos dos bloques. Alemania de cierta forma trató de superar esta división cuando se unificó nuevamente como nación. Fue el 9 de noviembre de 1989 cuando los alemanes derribaron el símbolo de una nación dividida, símbolo que se mantuvo erguido por 28 años. 

El Salvador necesita un evento como el de la Caída del Muro de Berlín. Superar la polarización no implica pensar todos de la misma forma, eso es imposible. La diversidad de ideas es una realidad que nadie puede negar e incluso puede convertirse en una ventaja. Dos grandes viejos con ideas opuestas nunca se pondrán de acuerdo, al menos que maduren su razonamiento y vean más allá de sus narices. Los salvadoreños, al derribar sus fronteras ideológicas, encontrarán una riqueza mayor a la de los recursos naturales.

Los de East Side Gallery vieron una oportunidad en lo que quedaba del Muro de Berlín, un evento que no puede borrarse de la historia alemana, pero supieron dejar su mensaje en el muro. Muchas pequeñas personas son capaces de agitar ideas preconcebidas y crear nuevas que cambien la forma de pensar y vivir. Los alemanes tardaron 28 años en derribar ese muro, ¿cuánto tardará la República Salvadoreña?

El Salvador es una nación dividida que grita y anhela desde lo más profundo de sus tierras la unificación. Cada salvadoreño tiene el potencial de aportar su grano de arena para lograr esta dura tarea teniendo en cuenta que paso por paso se logra la grandeza, a partir de detalles pequeños. Un salvadoreño jamás pierde la motivación de trabajar y tiene un talento, subestimado por muchos, que puede mostrarle al mundo cómo se transforma un rostro dividido

19 Oct 2017
Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país

18 Oct 2017
Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!
Opinión | Por: Sara Larín

Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!

17 Oct 2017
Los Azacuanes anuncian la tranquilidad
Opinión | Por: Caleb Padilla

Los Azacuanes anuncian la tranquilidad

13 Oct 2017
De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno