Opinión

31 May 2017
Opinión | Por: Sara Larín

Morrisey y Johnny Rotten, inmutables enemigos del “establishment”

Steven Patrick Morrissey y John Joseph Lydon, mejor conocido como Jonny Rotten, tienen mucho en común, el primero es el vocalista y ex líder de The Smiths, y el segundo es el vocalista y ex líder de los Sex Pistols. Ambos son de los artistas ingleses más reconocidos, hijos de inmigrantes irlandeses y enemigos inmutables del establishment.

Históricamente, los dos han sido íconos de la irreverencia hacia todo lo que representa la monarquía británica. En 1977, los Sex Pistols lanzaron su polémico sencillo “God Save The Queen”, que los posicionó como el principal referente del punk-rock en el mundo; posteriormente, en 1986, The Smiths lanzó su álbum “The Queen is Dead”, que los estableció rápidamente como la banda británica más sensacional de su época.

Morrisey y Rotten, fieles a la autenticidad de sus principios anárquicos, son un par de complejos personajes que reiteradamente han manifestado su desprecio hacia las élites políticas. Para el Brexit, ambos celebraron el rechazo de las mayorías hacia la manipulación de parte del mainstream media para influenciar sobre las decisiones de la realidad geopolítica actual.

Recientemente, en una entrevista matutina, Rotten expresó su afinidad por las nuevas propuestas políticas anti-establishment, considerando que siempre “traerá algo bueno conseguir aterrorizar a los políticos”. De estas declaraciones ha surgido la idea de que el anti-progresismo es el nuevo punk, como reacción contra el totalitarismo progresista que asedia con el linchamiento mediático a todos aquellos que disientan de la hegemonía cultural impuesta por la izquierda globalista, censurando todo aquello que le parezca ofensivo.

Morrisey, por su parte, posterior al atentado terrorista que se llevó a cabo en el Manchester Arena, el pasado 22 de mayo, publicó a través de su página de Facebook una mordaz crítica a todo el poder fáctico de Inglaterra:

La primera ministra, “Theresa May dice que estos ataques ‘no nos quebrarán’, pero vive su vida en una burbuja a prueba de balas y ella evidentemente no tiene que identificar a ningún joven hoy en las morgues de Manchester”. Además, ‘no nos quebrarán’ significa que la tragedia no la quebrará a ella o a sus políticas sobre inmigración. Los jóvenes de Manchester ya están rotos”. Mientras que la reina Isabel II “…recibe un absurdo reconocimiento por sus ‘fuertes palabras en contra del ataque, pero no cancela la fiesta en el jardín en el Palacio de Buckingham”. Así mismo, “el alcalde de Manchester, Andy Burnham, dice que el ataque es culpa de un ‘extremista’. ¿Qué quiere decir con extremista? ¿Un conejo extremista?”, ironizó. “Los políticos nos dicen que ellos no tienen miedo, pero ellos nunca son las víctimas”, sentenció Morrisey sin tapujos.

Desde sus inicios, el punk-rock se ha caracterizado por ser contracultural, más allá de un género, es un movimiento político-social que a través de la música y letras agresivas siempre ha denunciado con franqueza y sin censura todo tipo de problemas de índole social.

Por lo tanto, ante la nueva hegemonía cultural, no debe sorprendernos que estos dos sujetos sean las únicas celebridades con opiniones verdaderamente originales, revolucionarias, y controversiales. Ya que, tal como lo dijo el vocalista de Bad Religion: “el punk siempre ha sido la lucha constante contra el miedo de las repercusiones sociales”.

Al fin al cabo, Rotten y Morrisey han sido históricamente símbolos de lo políticamente incorrecto, que continúan haciendo honor al legítimo punk-rock, conservando por siempre posiciones contra-culturales; coherente con el mensaje que reza la famosa canción “Lost and Found” del grupo The Saints, “…dicen que tengo que respetar el sistema, pero no hay nada respetable en ese sistema para mí”.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida