Opinión

5 Jul 2018
Opinión | Por: Caleb Padilla

Manipuladores ambientales

Han pasado muchas décadas desde que El Salvador existe como país, con sus bienes naturales como ríos, lagos, bosques, montañas, volcanes, entre muchos que nos caracterizan como un país con riqueza en biodiversidad natural, desde las civilizaciones antiguas que residieron en nuestro territorio todo eso fue protegido porque entendían el respeto que debía tener, y observaban a la naturaleza como un solo ser o un solo ecosistema que debía convivir en armonía con todos.

Pero, han pasado muchos años desde que perdimos nuestra identidad como pueblo y nos volvimos personas que no saben sus raíces, ni respetar al ecosistema natural que nos rodea; nos dejamos envenenar por el falso adoctrinamiento del capitalismo consumista y explotador, nos deslumbró las industrias y los miles de empleos mínimos (pagados a salario mínimo), que se crearon para intercambiar vida por un salario que no alcanza y obliga a la población a endeudarse para enriquecer a toda una cadena de carroñeros económicos, que se lucran de las necesidades de todo un pueblo y se aprovechan de las necesidades que ellos mismos les crean para mantenerlos corriendo por el mismo camino todos los días, creándoles distracciones y falsos salvadores.

Sin embargo, en los últimos días hemos tenido shows verdaderamente tristes los cuales se están llevando de encuentro a la naturaleza del país y estamos dejando de lado el verdadero infierno que viven los suelos de nuestro país por su sobre-explotación, debemos entender que no son “recursos naturales”, sino son “bienes naturales comunes” que nos pertenecen a todos y no pertenecen a pocos. Pero, la necesidad al haber terminado muchos de los “recursos naturales locales” es aprovechar los que aún no se han logrado controlar, es ahí donde viene la lucha por el agua, minerales del subsuelo o bosques que quedan en pie.

La consciencia ecológica de nuestro país ha ido aumentando con los años y a efecto de diferentes desastres naturales que hemos vivido, ya que sus causas siempre tienen conexión con la contaminación o destrucción de la naturaleza y muchos han tenido acceso a estos datos gracias a las redes sociales o diferentes medios de comunicación. Pero, ¿cómo podrían convencer a una población consciente ambientalmente para que permita la explotación de un bien natural? Es aquí donde aparecen los manipuladores ambientales, los cuales simplemente son los que dan la cara frente a la estrategia de toda una cadena de carroñeros económicos que buscan apropiarse de un “recurso natural”. Estos manipuladores ambientales se hacen ver como salvadores ante un caso polémico o de desastre natural provocado por los carroñeros detrás de la estrategia; estos casos se dan en escalas globales, por ejemplo, aquellos que hoy en día pueden manipular el clima generando nubes de lluvia, o quienes pueden provocar movimientos telúricos en zonas localizadas. Pero, también existen de manera local aquellos que crean necesidades urgentes, donde la población necesita que alguien lo solucione lo antes posible, es aquí donde hacen sus apariciones estos manipuladores ambientales que simplemente crean situación a su favor bajo la manipulación de las necesidades básicas o derechos del ser humano.

Tengamos cuidado estos son las personas más falsas e hipócritas que la población pueda tener, observemos todo el panorama porque aparecen muchas cortinas de humo. Tenemos que analizar bien la situación que sucede de todos lados, ya que no siempre los carroñeros se encuentran de un solo lado, sino muchas veces hace uniones invisibles para la población, protejamos la naturaleza y lo más importante eduquémonos en estos temas para que nadie se aproveche de nuestra ignorancia.

19 Sep 2018
Un compromiso a largo plazo
Opinión | Por: Erick Hernández

Un compromiso a largo plazo

19 Sep 2018
Los colores del cambio
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Los colores del cambio

17 Sep 2018
Protagonismo offline en nuestra región
Opinión | Por: Karen Vargas

Protagonismo offline en nuestra región

14 Sep 2018
Independencia ambiental
Opinión | Por: Caleb Padilla

Independencia ambiental