Opinión

9 Oct 2015
Opinión | Por: Rafael Granados

Los verdaderos padres de la Patria

Los verdaderos padres de la Patria es cada uno de nuestros hermanos salvadoreños, que se esfuerzan día con día, sin importar las condiciones del clima para ganar unas cuantas monedas de manera honrada.

Cuando escuchamos el término padres de la Patria, rápidamente nuestra mente nos presenta el rostro o el nombre de alguno de los 84 diputados y diputadas de la Asamblea Legislativa. ¿Serán ellos en realidad los padres de la Patria?. Si lo vemos desde el espíritu de la Constitución de la República de nuestro país, nos daremos cuenta de que lo que en verdad son, o al menos, lo que deberían ser, es servidores públicos.

Nuestros diputados deben entender que si votamos por ellos o por la bandera del partido al cual representan, es porque creemos que tienen la capacidad de administrar los fondos públicos y porque creemos en sus propuestas de campaña, pero no lo hacemos para darles las llaves del país y que hagan de la casa lo que ellos quieran.

Sinceramente da lástima el hecho de que algo tan noble, como el oficio de la política, se vea cada día opacado por la mala actuación de muchos de nuestros legisladores. Digo muchos porque no son todos y me consta, pero sí la mayoría de ellos que solo llegan a un curul del Salón Azul a buscar sus beneficios personales sin antes ver los del pueblo.

Nuestros políticos, todos sin excepción, deben entender que ser funcionario público, es sinónimo de servidor, es poner en primer lugar al país, y sus necesidades. La verdadera política se caracteriza por buscar el bien común, y eso deben comenzar a hacer nuestros políticos. Nada es más gratificante que servir a los demás.

Los verdaderos padres de la Patria son aquellos hombres y mujeres que día a día salen de sus casas rumbo a sus trabajos, exponiéndose al peligro que se respira en las calles y en las mismas unidades de transporte. Esos hombres y mujeres que salen muchas veces solo con el dinero para el transporte, pero cargados de sueños para proporcionar una mejor vida a sus familias.

Los verdaderos padres de la Patria son esas personas que deben sufrir las malas atenciones del sistema de salud pública, esos que solamente se resignan ante un nuevo impuesto porque no tienen el poder de expresarse en contra, como lo hacen los poderosos del país, y solo les toca callar. Los que limitan a su canasta básica y siguen soñando que mañana todo será mejor.

Los verdaderos padres de la Patria son aquellos miles de hombres y mujeres que sin importar su condición económica, y cada obstáculo que se les presente, van por la vida con una sonrisa en su rostro. Una sonrisa que  muchas veces se confunde con las muestras de dolor y la impotencia de no poder darle a su familia una mejor condición de vida.

El sector político, la empresa privada y el gobierno central deben unir esfuerzos para proporcionar a la clase trabajadora de nuestro país una mejor condición de vida. Un incremento al salario mínimo no dejaría pobre a ninguna empresa; es más, un empleado incentivado se convierte en una persona más productiva y responsable.

Los verdaderos padres de la Patria es cada uno de nuestros hermanos salvadoreños, que se esfuerzan día con día, sin importar las condiciones del clima para ganar unas cuantas monedas de manera honrada. Este es un homenaje a la gente trabajadora de nuestro bello país.

Además, que no sea la Patria la que se sacrifique en su propio altar.

 

 

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida

18 Oct 2018
Pequeñas acciones para grandes cambios
Opinión | Por: Erick Hernández

Pequeñas acciones para grandes cambios

16 Oct 2018
Combinar la política y los desastres, no falla
Opinión | Por: Karen López

Combinar la política y los desastres, no falla

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo