Opinión

3 Nov 2015
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

Los niños, las mayores víctimas de la violencia

El artículo 2 de la Constitución de la República que proclama el derecho a la vida, a la integridad física y moral ha sido pisoteado, los mandamientos de “amarás al prójimo como a ti mismo y no matarás” han sido violados y las consecuencias de esto no se han hecho esperar.   

El tema de la violencia y la delincuencia es el pan diario de todos los salvadoreños. Estas nunca han dejado nada bueno para nadie. Por el contrario, sólo nos han dejado más dolor, más muertes y más injusticia social.

No hay día que no salgamos de casa con el temor de que a lo mejor ya no podamos regresar o que vivamos con la incertidumbre de que en cualquier momento la muerte nos llegue a domicilio.

No hay emisión de los noticiarios en las que no se hable de homicidios, robos o desapariciones. Lo peor de esto es que estamos tan resignados a esta realidad que las más de 20 muertes diarias han insensibilizado a la población a tal grado que nos parece normal que esto suceda. Incluso, hemos llegado a asegurar que las “noticias de hoy van a estar buenas” sólo porque hubo más muertos de lo normal el fin de semana.

Al reflexionar sobre esta situación pienso que toda la población está siendo afectada por el flagelo de la violencia, pero aún más los niños y niñas. ¿Por qué digo esto? Sólo basta analizar un poco más las estadísticas sobre la violencia para darse cuenta de que al final los más inocentes e indefensos son los que pagan los platos rotos.

Solo preguntémonos: ¿qué es de aquellos niños que han perdido a sus padres por la violencia? ¿Quién velará por ellos? ¿Cómo superarán el trauma y el dolor de haber presenciado la muerte de algún familiar? ¿Cómo harán cuando alguien los amenace y no sepan qué hacer?

Pareciera que es una exageración y que casos como esos están alejados de nuestra realidad, pero no, esto puede estarle pasando a algún niño de nuestra colonia, al mejor amigo de nuestro hermano menor o hasta a un familiar. Esta es simple y sencillamente la triste realidad a la que se están enfrentando miles de niños en El Salvador.

Ahora, pensemos en los últimos casos suscitados en los que tristemente son los niños los principales protagonistas: en menos de veinticuatro horas dos niños fueron estrangulados la semana pasada, sumado a eso otros casos similares donde las víctimas han sido niños directamente.

Todo esto ha llevado a que en algunas escuelas del país se adelante el fin del año escolar. Las autoridades escolares se han visto en la necesidad de finalizar clases antes de lo previsto debido a las desapariciones de varios estudiantes y al riesgo que esto significa para el resto de alumnos.

Pero a medida que se habla de este tema, las noticias son más desalentadoras. Un informe publicado en el 2014 por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) arroja que El Salvador es el país en donde asesinan a más niños y adolescentes. ¿Es muy indignante no?

Al escribir sobre esto sólo me quedan más preguntas que respuestas: ¿Cómo pensar en el futuro de El Salvador si las bases de éste se están derrumbando cada vez más? ¿Cómo no tener miedo si el lugar donde crecerán nuestros hijos es el más inseguro del mundo? ¿Cómo no sentir dolor e indignación si la única esperanza de una nueva generación para el país la están matando? ¿Hasta cuándo las autoridades correspondientes harán algo por cambiar o minimizar este problema? Sin duda alguna, son los infantes lamentablemente las mayores víctimas de la violencia.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida