Opinión

20 Mar 2017
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Los medios frente a la violencia

La labor periodística de los medios de comunicación refleja mucha concentración hacia la cobertura y difusión de la violencia en El Salvador, ocasionando la reproducción y naturalización de la violencia como un fenómeno que se convierte en el día a día de la población. Como consecuencia, existe muy poca preocupación hacia la realización de tareas de prevención y construcción constante de una auténtica cultura de paz.

El papel estratégico de los medios frente a esta problemática debe ser el de sensibilizar y concientizar a la sociedad sobre las causas, formas y efectos de la violencia. Además, de incentivar y educar en cultura de paz, profundizando en las bases de la familia y la escuela. Las anteriores acciones deben ser planificadas para que conduzcan hacia la construcción de consensos entre los sectores, las comunidades y los actores claves de la sociedad como un mecanismo que consolide la cohesión social. Evitando así la constante fragmentación de los mismos.

En consecuencia, se trata de una misión que debe realizarse en todos los ámbitos de la vida. Esta responsabilidad no recae en una sola entidad, sin embargo, el principal gestor debe ser el Estado, en administración y coordinación conjunta con todas sus instituciones públicas, las cuales deben asumir esta agenda estableciendo marcos de cooperación con otras instancias nacionales e internacionales.

Los medios podrían cumplir un papel muy fundamental, si transmitieran las estrategias que debemos emprender como sociedad civil y gobierno para la aminoración de la exclusión, la pobreza, la delincuencia y la violencia social. No podemos permitir que los niños, jóvenes y adultos -e incluso adultos mayores- sigan sufriendo el impacto y las repercusiones que provoca la ruptura gradual del tejido social en el país.

Existen tipos de violencia que se aprenden desde la cotidianidad, y que naturaliza otras prácticas que se ejercen a través de los lenguajes y los modos de comunicación que se practican en nuestro contexto. Los medios tienen una responsabilidad de mediación entre los sucesos y la ciudadanía, este vínculo provoca las formas de pensamiento sobre ciertos aspectos de la realidad; además, del asentamiento de la realidad como un hecho incontrarrestable.

No obstante, en nuestro territorio nos encontramos frente a múltiples manifestaciones de violencia. La promoción de la cohesión social necesita articularse primeramente en el sistema educativo, y para entender este significado y las metas que debe alcanzar, hay que reeducar a la población en esta materia. Esto será posible mediante una agenda nacional con énfasis en la equiparación de oportunidades para todas las comunidades en situación de riesgo, exclusión y pobreza extrema.

Por eso, se les exhorta a todos los medios de comunicación para que dispongan de sus recursos con la intención de aportar a la gran causa que nos mueve como país. Para que puedan sumarse a la prevención de la violencia y la promoción de la cohesión social, como herramientas claves que nos permitirán avanzar hacia una sociedad que trabaje constantemente por la armonía social, la inclusión y el respeto a los Derechos Humanos. Unamos esfuerzos cada día para erigir un nuevo rumbo para El Salvador.

30 Mar 2017
Más allá de la memoria de un mártir
Opinión | Por: Karen Vargas

Más allá de la memoria de un mártir

30 Mar 2017
Capaz de todo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Capaz de todo

27 Mar 2017
Poder de doble moral
Opinión | Por: Karen López

Poder de doble moral

24 Mar 2017
¿Cuánto nos cuesta la violencia en El Salvador?
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

¿Cuánto nos cuesta la violencia en El Salvador?