Opinión

31 Ago 2017
Opinión | Por: Karen Vargas

Los jóvenes venezolanos que creen en su país

Desde nuestros países se percibe a Venezuela como un país caótico, inestable políticamente, violento, inseguro, con hambre y con una economía inestable. Hemos escuchado, a través de los medios de comunicación, sobre la fuerte crisis económica, una lucha entre poderes y, más recientemente, del alzamiento de una buena parte de la población que manifiesta su inconformidad, casi a diario, en las calles. Donde, la caída de los precios del petróleo ha agudizado cada vez más la escasez de alimentos y bienes de primera necesidad.

A pesar, de las repetidas veces, que hemos escuchado sobre la imagen mediática de Venezuela, siempre escuchamos las mismas voces. Pero, ¿qué piensan los jóvenes venezolanos sobre la realidad de su país?

“El estado no tiene por qué tener propiedades, ni bienes con los que controlar a la gente. Debería ser un ente que vele porque todo se haga bien y que trabaje en conjunto con la ciudadanía y las empresas para garantizar que el país crezca. Aquí se ha llevado, durante muchos años inclusive antes del chavismo, un modelo paternalista del estado, es decir, donde el estado busca mono politizar los bienes y entes supervisores para generar control en la población con la promesa de bienes para ellos, lo que desemboca en un populismo que nos destruye cada día más”, expresa Abelardo Salazar de 22 años, uno de los estudiantes de la Universidad Simón Bolívar en Caracas, Venezuela.

Jóvenes como Abelardo que aún mantienen el sueño de ver mejorar a su país, también están exigiendo un gobierno realmente incluyente y democrático, que piense a futuro y que amplíe las fuentes de trabajos. Que tenga claro que el petróleo no es de lo único que Venezuela puede vivir.

Algo está muy claro, el país necesita ayuda y cooperación de fuerzas externas, es decir, no sólo alianzas nacionales o de una región en específico. Pero, hasta el momento, la mayoría de los países solamente les hemos estado dando la espalda e intentamos ignorar la situación. Cada vez son más los venezolanos que dejan su país buscando mejores condiciones y a la vez, disminuye el número de visitantes al país; el sector turismo ha decaído, debido a la falta de disponibilidad de vuelos y el abandono de muchas empresas extranjeras del país.

“Actualmente en Venezuela es extremadamente difícil costear y conseguir los alimentos, yo ya no como ni la cuarta parte de lo que comía hace 10 años. Esto ha llevado a que las personas tengan que “resolver” con lo que tengan; el venezolano siempre busca la manera de mitigar el problema a corto plazo. Hay una buena parte de la población que pasa hambre, principalmente los que se encuentran en pobreza o pobreza extrema”, continua Abelardo.

Estoy segura de que nadie podrá entender, por completo, lo que está pasando en Venezuela hasta visitar el país y construir por sí mismo opiniones sobre la realidad social, política y económica. Sin embargo, es necesario conocer perspectivas diferentes a las que nos muestran los grandes medios, y aún más si viene de la juventud de un país que pide a gritos no ser ignorada.

Abelardo agrega: “Aquí todavía hay personas honradas que quieren salir adelante y trabajan por eso todos los días. No estamos en nuestro mejor momento, no estamos del todo bien, pero no estamos en guerra. Estoy más que seguro de que saldremos de esto, pero nos gustaría más ayuda, no solo del tipo diplomática, si no de personas que estén y apuesten por nosotros. No somos perfectos, nadie lo es, sé que quizás estoy pidiendo mucho, pero en serio necesitamos personas, gente de afuera de nuestras fronteras que pongan un granito de arena para ayudarnos”.

21 Sep 2017
Jóvenes trabajando para jóvenes
Opinión | Por: Eduardo Rosales

Jóvenes trabajando para jóvenes

21 Sep 2017
Odio o amor por la patria
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Odio o amor por la patria

20 Sep 2017
Medicina natural alternativa ¿Marihuana?
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Medicina natural alternativa ¿Marihuana?

19 Sep 2017
Llueve sobre mojado en ARENA y FMLN
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Llueve sobre mojado en ARENA y FMLN