Opinión

18 Ene 2018
Opinión | Por: Karen López

Lo sentimos, su perfil no cuenta con las competencias esperadas

Las oportunidades en el país son escasas y los sueldos mínimos un incentivo para no morir entre el caos de la pobreza. El Fondo Monetario Internacional (FMI) señala que El Salvador es el segundo país con mayor tasa de desempleo en Centroamérica; las cifras revelan que más del 60% de jóvenes con edad suficiente para trabajar no encuentran un empleo formal. 

Actualmente, tenemos 346 plazas pendientes, plazas que pasan por mucho el salario mínimo y que cuentan  con beneficios soñados. Somos, como ciudadanos, los que contrataremos y evaluaremos si las personas postulantes son aptas, o no. En marzo, le daremos empleo a 84 diputados y a 262 miembros de los Concejos Municipales.

¿Qué estamos evaluando de cada uno de ellos? ¿Qué perfil es competente para el puesto que se le designará? El error es pensar que debemos elegir el menos peor. Sobre la media y sobre la base de las malas experiencias, hemos sido testigo de lo incapaces que han sido en tener habilidades tan mínimas como el trabajo en equipo y ser propositivo, y empático con los problemas sociales.

Como sus contratantes, tenemos que medirlos en base a resultados, como todos. Como empleados nuestros, los indicadores nos mostrarán si su trabajo es lo que el puesto requería, o no. Algo tan simple como eso puede determinar si la inversión que hacemos en ellos vale la pena, sobre todo, en este país de “austeridad”.

Podemos quedarnos en casa sin hacernos cargo de ello o delegar a alguien más una decisión tan elemental como esta. Seamos coherentes y responsables con nuestra función. Seamos objetivos en las contrataciones. Ya basta de excusar los malos empleados en cargos públicos. No podemos esperar tener resultados diferentes cometiendo los mismos errores cada período.

Tenemos la potestad de quitar a la persona que no hace bien su trabajo en su tiempo de contratación y tenemos la autoridad de colocar personas que puedan hacer una mejor labor. No es personal, es por la crisis existencial del país, es porque urge ver progreso, inversión e innovación en lo que se hace, y oportunidades para todos.

Las  plazas están ahí, para la disposición de aquellos que reúnan las competencias. Nuestros empleados estarán bien atendidos. No hay austeridad cuando se trata de ustedes señores y señoras diputadas, y miembros de los Concejos Municipales. La austeridad es para nosotros, para la sociedad. Así que tranquilos, sólo háganos el favor de hacer su trabajo y que ese trabajo valga la pena.

25 May 2018
Los nuevos derechos y deberes del administrado
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Los nuevos derechos y deberes del administrado

25 May 2018
Al diputado Parker y sus prioridades
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Al diputado Parker y sus prioridades

24 May 2018
Detectives de aves para el desarrollo local
Opinión | Por: Karen Vargas

Detectives de aves para el desarrollo local

23 May 2018
El Espino: Un reflejo del déficit habitacional y la falta de visión de los políticos
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

El Espino: Un reflejo del déficit habitacional y la falta de visión de los políticos