Opinión

22 May 2017
Opinión | Por: Karen López

Lo que no te engaña, no domina tu opinión

El problema no es el partido político, el problema somos nosotros, las personas.  Las consecuencias de patinar en los mismos errores una y mil veces, son tuyas y mías. Lo que es verdad para ti, en redes sociales, puede ser una mentira disfrazada de verdad.

Una campaña política se piensa como una venta de tortillas con queso en redes sociales.  Lo superfluo, lo poco fiable, lo mínimo digerible. Lo indignante es que las promesas siempre vuelven en los mismos períodos, en el momento exacto que necesitan nuevamente de nosotros para conseguir el poder o en su defecto mantenerse en el poder, ¿a cuenta de qué?

En la actualidad, El Salvador atraviesa una serie de baches, horrores que ocasionan una inestable verdad y la poca seriedad que resta importancia. Los políticos que, en teoría, deberían de velar por el bien común, pero están más preocupados en aprenderse miles de discursos y poderlos recitar cuando sea necesario, no antes, porque se puede olvidar y no después porque puede ser demasiado tarde. Debe ser en el momento oportuno.

Aprender analizar los diferentes escenarios nos permite ser más certeros en el momento de decidir a quién elegir. No todos los que están dentro de la política son buenos o malos, hay un poco de ambos. Pero, si seguimos eligiendo los menos peores el círculo no se rompe, sólo sigue girando.

Como ciudadanos se nos vuelve fácil el hecho de adquirir la información por las redes sociales, como por ejemplo, pero la pregunta es si todos podemos hacer el análisis de depuración de las masas de información que llegan a nosotros a diario. ¿Qué estamos tomando como verdad y qué estamos desechando? Es muy peligroso pensar que estamos haciendo la reflexión y se vuelve un deber individual de cuestionar lo que llega a nuestras manos de la forma que sea.

 

La persuasión de la construcción de la imagen del político, no sólo basta la narrativa y los mensajes constituyen la referencia del candidato a posicionar. Según Juan Carlos Mejía, Consultor en Marketing Digital y social, lastimosamente lejos de ser críticos con la información que nos llega, lo replicamos tantas veces que logramos que los demás también lo crean. La comunicación no puede generar democracia por sí misma, el público debe actuar, se debe aprovechar que es un canal de doble vía y defender nuestras propias posturas o rechazar públicamente lo que les afecte con argumentos.

Podemos contribuir a este juego, defender nuestro poder de decidir a través de argumentos que pesen por sí solos. La información si no te engaña, no podrá hacer cambiar una postura que tiene fundamentos.

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más

13 Dic 2017
Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente
Opinión | Por: Caleb Padilla

Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente

11 Dic 2017
La cuota de género como grillete del avance
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

La cuota de género como grillete del avance