Opinión

20 Oct 2016
Opinión | Por: Óscar Melgar

Llévate mis amores, una solidaridad sin fronteras

Mucho antes de venir a México los comentarios de muchos allegados fueron muy imprecisos y en cierta medida, construyeron en mí una idea errónea acerca de lo que podría o no pasarme en este país. Sin embargo, estando acá, muchas de las ideas que traía se han ido borrando y me han mostrado un país amigable, cooperante y sobre todo solidario. México es también un país donde mucha de su población se encuentra sumida en pobreza, que sufre por sus desaparecidos y por aquellos que se van lejos de su tierra obligados por las condiciones económicas. México, es un país donde la corrupción es un mal estructural que lastimosamente, dificulta el progreso. Además, aunque no lo he vivido personalmente, he leído diferentes artículos, libros e investigaciones acerca del mal trato que reciben muchos centroamericanos en el paso por este país, en su mayoría, de aquellos que “supuestamente “deben velar por los derechos humanos.

Sin embargo, hace pocos días tuve la experiencia de ver un documental llamado “Llévate mis Amores” del director Arturo González Villaseñor, que se presenta como parte del festival Ambulante 2016 en la Ciudad de México y que confirma ciertamente que como en todas partes, no todo es lo que se dice.

El documental muestra la vida de “Las Patronas”, un grupo de valientes mujeres que se dedican a ofrecer alimento y refugio a cientos de migrantes que año con año y desde 1995, atraviesan el barrio de La Patrona, en Amatlán de los Reyes, Veracruz, arriba de La Bestia. El tren que cruza desde el sur hasta el norte de México se ha convertido en el medio de transporte, que además de peligroso, es vital para miles de migrantes que tratan de llegar a Estados Unidos.

No obstante, Las Patronas han logrado construir una red de ayuda comunitaria que ha traspasado géneros y generaciones, son un grupo ejemplar, motivo por el cual recibieron en el año 2013 el Premio Nacional de Derechos Humanos por parte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos en México. Las Patronas no son mujeres con altos ingresos económicos ni muchos menos con un interés de conseguir fama mundial. Las Patronas son heroínas reales de carne y hueso, que al igual que muchas de las personas a las que ayudan, viven con las condiciones económicas mínimas; ellas mismas también se encuentran en la búsqueda de un mejor futuro para sus hijos e hijas; son mujeres que lloran, que ríen, que donan no lo que les sobra sino lo que tienen. No importa si el tren pasa de día o de noche, están ahí, exponiendo sus propias vidas para entregar un alimento que da vida y esperanza a los migrantes.

Sin duda alguna el trabajo que hacen Las Patronas merece nuestro respeto y admiración. Muchos centroamericanos desconocemos la labor de este grupo de mujeres valientes que quizás incluso, ha proporcionado ayuda a alguno de nuestros familiares que hemos visto partir hasta el norte. Las Patronas son un ejemplo digno para callar la boca de aquellos políticos y grupos empresariales en El Salvador que se quejan de encontrarse en las peores condiciones sociales y económicas, viviendo con lujos y demostrando claramente una falsa moralidad.  Las Patronas son un claro ejemplo donde el amor al prójimo no conoce fronteras. A ellas, mi admiración, respeto y agradecimiento.

Si estás interesado de alguna forma en ayudar de algún modo a Las Patronas, considero oportuno proporcionar el siguiente correo para comunicarte con ellas: lapatrona.laesperanza@gmail.com

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo

10 Oct 2018
Alfred Nobel
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Alfred Nobel

3 Oct 2018
¿Qué hacemos por los niños?
Opinión | Por: Erick Hernández

¿Qué hacemos por los niños?

2 Oct 2018
Avanza salvadoreño
Opinión | Por: Caleb Padilla

Avanza salvadoreño