Opinión

19 Jul 2018
Opinión | Por: Caleb Padilla

Liderazgo ante la crisis climática

Nuestro planeta cada año nos arroja síntomas de sus cambios; efectos que los vemos reflejados en ascenso o descenso de temperaturas, incremento o disminución de lluvias, sequías, temporales, huracanes, terremotos, erupciones, entre muchos otros. Nuestro planeta ha sido afectado por la intervención humana que contamina y destruye todo a su paso, desde la flora y la fauna, océanos y ríos, aire y atmósfera. Estas intervenciones humanas han acelerado el proceso natural del planeta de cambio de temperatura, ya que el calentamiento global se ha hecho sensible en los últimos años. Cuando este proceso necesitaba de cientos de años, hoy lo hemos visto en unos pocos, y aún hay personas que creen que esto es un mito o que simplemente no podemos hacer nada, solamente aceptar nuestro destino destructivo.

El cambio climático es una realidad que no se puede negar, los patrones climáticos cada año van variando y no se repiten, ya no son un ciclo permanente, sino que se vuelven impredecibles. Por lo tanto, la preparación para los mismos se hace más dificultosa, dejándonos vulnerables y al mismo tiempo generando incertidumbre a futuro. Por esto, es necesario avanzar en la investigación, mitigación, adaptación y resiliencia a la crisis climática que se vive en nuestro planeta.

En el año 2006 se lanzó el documental “Verdad Incómoda”, la cual de manera directa aborda el tema para hacer consciencia y abrir los ojos de aquellos que siguen creyendo que es una teoría inventada. El ex-vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, genera foros, charlas y eventos en los cuales da a conocer la realidad que ese año se estaba viviendo, y que debíamos hacer algo para que el futuro no fuera tan catastrófico como se predecía en ese entonces. Doce años han pasado y, poco a poco, se ha ido generando una consciencia colectiva que hoy nos lleva a liderar a nuestro planeta frente a la crisis climática de la cual aún no hemos salido. Paralelo al documental, fundó la organización “The Climate Project Reality”, la cual al día de hoy realiza entrenamientos a nivel mundial para empoderar, cada año, a miles de nuevos líderes para correr la voz, ejecutar acciones o influenciar sobre decisiones en el poder de cada país.

En el mes recién pasado de junio tuve la oportunidad de participar de este entrenamiento en la ciudad de Berlín, Alemania. Evento en el cual se reúnen lideres ambientales, periodistas, influencers, empresarios y diferentes tomadores de decisiones de todo el planeta, con los cuales aumenta la red global de líderes climáticos y suman fuerza a las voces, y acciones que trabajan frente al cambio climático.

Ser líder climático de “The Climate Reality Project” me vuelve aún más responsable en mi país de transformar la realidad ambiental que vivimos. De alzar mi voz ante diferente problemas como el agua, la deforestación, la explotación de los bienes naturales y la protección de la biodiversidad; así como concientizar a los demás, en temas globales  los cuales debo potenciar para lograr impactos significativos a nivel mundial.

Para todo lo que es necesario hacer, se necesita de la unidad y trabajo en equipo, por lo que cada uno de nosotros puede sumar desde sus casas, trabajos, lugares de estudio o en cualquier lugar que nos encontremos. Debemos ser responsables de cada acción que realizamos, cada producto que consumimos o cada costumbre que enseñamos, aprendamos a co-existir con la naturaleza y respetarla. Lo que hoy hagamos traerá beneficios o consecuencias para el futuro, somos los únicos culpables de lo que suceda hoy y mañana.

16 Ago 2018
El fin del petróleo en El Salvador
Opinión | Por: Caleb Padilla

El fin del petróleo en El Salvador

16 Ago 2018
¿Qué opina la ciencia sobre el comienzo de la vida?
Opinión | Por: Verónica Ruiz

¿Qué opina la ciencia sobre el comienzo de la vida?

14 Ago 2018
Un tesoro perdido en El Salvador y en el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Un tesoro perdido en El Salvador y en el mundo

10 Ago 2018
¿Qué nos conviene más?
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

¿Qué nos conviene más?