Opinión

7 Jun 2017
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Las mentiras del discurso de Sánchez Cerén

A veces quisiera creer lo que el gobierno dice en TV, pero salgo de mi casa y se me pasa… me rio y hasta miedo me da.

El discurso del presidente Sánchez Cerén, el 1 de junio en La Asamblea Legislativa, pareció haber estado contando un cuento sobre “el país que sueño”, más que siendo honesto en lo que falta por hacer. El discurso no se trata de que nos inyectara esperanzas, sino de ser francos y reconocer… lo mal que han trabajado.

El presidente dijo que se “siente satisfecho” y que hay “logros alcanzados”, además que se “construye un país más productivo, educado y seguro”. Así empezó, y solo un mediocre se siente satisfecho sabiendo que en 3 años, no lo han calificado ni con un 6 en su gestión. Es incoherente recortarle presupuesto a educación y seguridad y decir que hay mayor productividad, cuando esta requiere de personas más capacitadas y de un clima de seguridad jurídica y social para invertir. Mentira 1.

Mentira 2 y 3: la democracia no se ha fortalecido y el diálogo solo es un slogan. Crean falsas mesas de diálogo, a puerta cerrada, y a la vuelta están “apuñalando” al contrario frente a sus electores. Profundizan la polarización y no crean unidad, ni reconciliación. Utilizan a Monseñor Romero y la elección de Monseñor Rosa Chávez como Cardenal para hablar de optimismo y unidad, y lo celebran porque es lo único bueno que quizás tienen.

“El Salvador es ahora un país más seguro”, ¿Mentira 3? Llevamos un promedio de 11 muertes diarias, ¡Claro que se han reducido! En el segundo año de gestión el promedio era 20 diarios, y aun así, si se ha reducido. Vamos por arriba del promedio del quinquenio de Saca y Funes, que fue de 10 homicidios diarios. A veces, en la policía hay desconfianza, ha habido infiltraciones de pandilleros y las medidas represivas/preventivas no funcionan. Medidas exitosas no tienen que ver con seguridad, sino con crear condiciones a la población para que se desarrolle. ¡Las cárceles están topadas!

 

La inversión social es simplemente populismo, son medidas que no han abonado para nada al desarrollo. Más bien, lejos del discurso, ya en la práctica, han recortado inversión en educación, salud y hasta la misma seguridad, y no así sus salarios o viáticos. Llegan al top del cinismo de querer legalizar los sobresueldos en el sector público… como si el Estado fuera un nicho de crecimiento personal y de riqueza, y no una opción de servicio e interés común. La “mejora de la calidad de vida” es la mentira 4. Ciudad Mujer, Casa Joven, Jóvenes con Todo, podría ser mejor si en vez de tanta asistencia monetaria, abrieran las puertas a la tecnología y dotaran con calidad los centros educativos.

“La economía crece de manera sostenida”, sin pasar del 2.5% PIB, esta es la mentira 5 del discurso. Si analizamos ejemplos como Singapur, India y más cerca, Costa Rica, ninguno busca crecer ese porcentaje. Las experiencias mencionan por lo menos un 7%, y haciendo inversión en educación y salud, no recortándolos.

¿Crecimiento del agro, fortalecimiento de la infraestructura vial, Marca País? Mentira 6, 7 y 8. El abandono del café y la azúcar, un SITRAMSS mal diseñado y turismo, no gracias al gobierno sino a emprendedores locales.

¿Y las pensiones, el déficit fiscal y las relaciones internacionales? Nada. Dejar pasar el tiempo porque nadie quiere hablar de rentabilidad de pensiones (porque no saben). No les importa la deuda mientras exista la idea de más impuestos, y si la cooperación internacional aumenta, para qué esforzarse en ser productivos basta con perpetuarse en el poder con dobles discursos.

Lejos de la risa de cuando hablan los del gobierno, me da miedo, porque nos seguimos creyendo las mentiras.

Discurso del Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, del tercer año de gestión en la Asamblea Legislativa

15 Dic 2017
El mito de la Tierra plana
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El mito de la Tierra plana

15 Dic 2017
Necesitamos amor sólido
Opinión | Por: Sara Larín

Necesitamos amor sólido

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más