Opinión

8 Jul 2015
Opinión | Por: Carlos Segura

La verdad sobre los latinos en Estados Unidos

 

Estados Unidos nació de inmigrantes y seguirá dependiendo de ellos. Es una realidad que no se puede negar.

Últimamente se ha desatado una polémica en Estados Unidos después de las declaraciones de un “político”, muy negativas y discriminatorias, hacia los mexicanos residentes en ese país. Sus comentarios fueron muy duros y reflejaron racismo y xenofobia. El caso ha estado omnipresente en los medios y redes sociales y no es necesario detallarlo más. Solamente me quedo con dos palabras pronunciadas por este señor: “criminales” y “violadores”.

Bien, voy a aclarar las cosas. Yo conozco bien este tema, ya que he vivido en los Estados Unidos, conozco a mexicanos y a otros latinos que residen en dicha nación. Soy salvadoreño y mis paisanos residentes en ese país son más de 2.5 millones, incluyendo a muchos miembros de mi familia. Así que déjenme por favor decir la verdad.

Es cierto que hay mexicanos y latinos que son criminales. Es una realidad y no se puede tapar el sol con un dedo. Pero ¿acaso no hay criminales entre la población blanca? ¿Acaso no hay criminales entre los afroamericanos? ¿Acaso no hay criminales entre las poblaciones asiáticas? A los racistas: hay criminales en todos los grupos étnicos, pero bajo ninguna circunstancia se puede generalizar y tildar a todos de criminales solo porque unos pocos cometen actos ilícitos. Hace poco un adolescente blanco mató a varios afroamericanos en una iglesia en Carolina del Sur. ¿Esto quiere decir que todos los blancos son criminales? Por supuesto que no. No generalicemos, es el peor error que podemos hacer.

Por otra parte, déjenme hablarles de los latinos buenos que viven en los Estados Unidos, que son la mayoría.

Primero, mi experiencia. Estudié un año en Portland State University, Oregón, entre 2006 y 2007. Me esforcé por tener buenas notas y sobresalir. Estudié y además tuve un trabajo a medio tiempo y me pagaban 8 dólares la hora. Mi profesor de Ciencias Políticas me dijo que yo había sido “uno de los mejores estudiantes extranjeros que había tenido en su clase”. En la iglesia me dijeron que me admiraban porque “hacía el esfuerzo de hablar inglés y llevarme con los americanos”. Soy un caso entre muchos, pero déjenme hablarles de otras personas.

En mi familia hay personas que han sufrido mucho en los años que han vivido en Norteamérica. Comenzaron lavando platos y empacando cajas de cartón, y lo digo a mucha honra. Ahora son ingenieros, intérpretes, gerentes en bancos, hombres de negocios; ayudan a sostener la economía estadounidense, pagan sus impuestos y respetan las leyes. No son ni criminales ni violadores. Sus historias son parecidas a las de muchos otros latinos que trabajaron “como burros” para poder cumplir su “sueño americano”. Son trabajadores, profesionales, médicos, militares y empresarios que trabajan por y para Estados Unidos. En Canadá también hay miles de latinos honrados, trabajadores y que contribuyen con la economía canadiense. Lo sé porque viví cuatro años en Toronto.

Según cifras oficiales hay 54 millones de latinos en Estados Unidos, lo cual representa alrededor del 17 por ciento de la población total. Según un estudio de 2014, entre 1990 y 2012, la cantidad de empresarios latinos creció un 184 por ciento, lo cual representa millones de dólares agregados al PIB estadounidense. Otro estudio demuestra que los negocios de latinos y asiáticos tienen ventas de más de 850 billones de dólares y han creado casi 5 millones de empleos.

Estados Unidos es una nación construida por inmigrantes, desde el principio de su historia. Mis amigos estadounidenses tienen apellidos irlandeses, escoceses, rusos, polacos, italianos… ¡también mexicanos! La relación México-Estados Unidos no es reciente, ambas poblaciones han tenido intercambios durante siglos y la influencia mexicana es enorme. Solo miren algunos nombres de Estados y ciudades: Nuevo México, Colorado, Florida, Los Ángeles, San Francisco, San Diego, San Antonio… ¡Todo en español! Estados Unidos nació de inmigrantes y seguirá dependiendo de ellos. Es una realidad que no se puede negar.

Que vivan los inmigrantes honrados y trabajadores que hacen crecer las economías de los países que los reciben. Que Dios bendiga a Latinoamérica, que Dios bendiga a los Estados Unidos.

7 Dic 2018
InSight: Revelando el corazón de Marte
Opinión | Por: Verónica Ruiz

InSight: Revelando el corazón de Marte

7 Dic 2018
Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?
Opinión | Por: Caleb Padilla

Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?

7 Dic 2018
Diciembre
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Diciembre

28 Nov 2018
Turismo accesible: beneficio para todo un territorio
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Turismo accesible: beneficio para todo un territorio