Opinión

17 May 2017
Opinión | Por: Verónica Ruiz

La Reina de la Noche

Mi abuela solía decir que era mejor cortarse el cabello en fase de “Luna creciente” porque así crece más rápido. Y muchos agricultores y campesinos están de acuerdo en que debe sembrarse durante “Luna creciente”, para que así los cultivos crezcan más sanos, también dicen que en las noches de “Luna llena” nacen más bebés y que es más probable quedar embarazada; que uno no debe someterse a cirugías en noches de “Luna llena”, y que tampoco es bueno lavarse el cabello porque puede caerse. Como estas hay muchas más historias y anécdotas que relacionan a la Luna con nuestro diario vivir.

Imagen de la Luna tomada por la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter

La Luna es nuestro único satélite natural, la reina de la noche, que no solamente ha sido objeto de investigación para los científicos, sino que también ha sido inspiración para poetas y músicos; testigo de enamorados que se cobijan en su luz; musa de pintores y escultores; protagonista de historias y deidad de muchas culturas antiguas.

Este hermoso cuerpo celeste ha sido el único sobre el cual el ser humano ha realizado un descenso tripulado. En 1969, impulsado por el Saturno V, la nave Apollo 11 se puso en órbita alrededor de la Luna. El 20 de Julio de 1969 la sonda espacial Eagle tripulada por Neil Armstrong alunizó en el mar de la tranquilidad, el ser humano había llegado a la Luna.

Pero esta fascinación por nuestro elegante satélite no es algo reciente, desde tiempos remotos el ser humano ha estado maravillado con la Luna. Para la monarquía africana Dahomey, la diosa de la Luna, Gleti, simbolizaba la madre de todas las estrellas. Según la tradición Masai, la Luna es la diosa Olapa casada con el dios Ngai quien la golpeó dejándole un ojo morado que puede verse cuando la Luna está llena.

La milenaria cultura China asocia la Luna con la gentileza y la dulzura. Cuenta la leyenda que el hada Chang E vivía en la Luna con un leñador llamado Wu Gang y su mascota, un conejo. Según la leyenda, en aquellos entonces la Tierra tenía diez soles, cada uno se turnaba para iluminar la Tierra, pero un día todos salieron al mismo tiempo y el arquero Hou Yi mató a nueve soles, la esposa del arquero aterrorizada por lo que había hecho su esposo subió a los cielos volando hacia la Luna para no estar tan lejos de él.

Los budistas relatan en el Jataka 316 que un mono, un chacal, una nutria y un conejo se pusieron de acuerdo para hacer actos de caridad cuando hubiera Luna llena, esperando que a sus actos de buena voluntad les siguiera una gran recompensa. De pronto un anciano se acercó rogando por comida, el mono se subió a los árboles para recoger fruta, la nutria se tiró al río para cazar peces y el chacal salió a robar una lagartija y un poco de leche, pero el conejo solamente comía pasto, y no sabía recoger otra cosa, entonces ofreció su cuerpo al anciano y se lanzó al fuego. Pero, el conejo no se quemó, el anciano entonces reveló ser el poderoso Sakra, gobernante de los cielos, quien conmovido por la bondad del conejo dibujó su silueta en la Luna para que todos lo vieran.

Relieve de Coyolxauhqui encontrado en el Templo mayor de México

Y por supuesto que la reina de la noche no podía pasar desapercibida por los antiguos Mexicas, según la mitología azteca Metztli era la diosa de la Luna, la noche y los cultivos. Cuentan que inicialmente la Luna y el Sol eran igual de brillantes, pero los dioses no estuvieron de acuerdo con esto y uno de ellos le arrojó un conejo en la cara a la Luna oscureciéndola y es por eso que puede verse la figura de un conejo sobre la Luna llena. En la mitología Nahua la deidad asociada a la Luna es Coyolxauhqui, hija de la diosa madre Coatlicue y hermana de los dioses de las estrellas. Según la mitología, Coatlicue quedó embarazada de un desconocido, cuando Coyolxauhqui lo supo se avergonzó y furiosa se organizó con sus hermanos para matar a su madre, pero el hijo al que Coatlicue dió a luz era un guerrero, y para defender a su madre luchó contra sus hermanos y cortó en pedazos a su hermana. Coyolxauhqui se convirtió en la Luna y sus hermanos vencidos en las estrellas.

Nuestro conocimiento ha caminado a pasos agigantados desde los días en los que se pensaba que la Luna era una mujer con un ojo morado y que las manchas que se ven a simple vista sobre su superficie son un conejo para bloquear la luz de la Luna. La ciencia se ha ido abriendo camino por la oscuridad de la ignorancia y ha llevado a la humanidad de la mano, desde que Galileo vió con su telescopio los cráteres de la Luna botando la idea que se tenía en ese momento de que la Luna era un cuerpo perfecto, pasando por la carrera espacial entre la URSS y EEUU que llevó al hombre a la Luna. Y si bien el ser humano no ha caminado sobre la Luna desde 1972, el estudio de esta no se ha se ha detenido, esta vez utilizando sondas y robots. En el 2009 la sonda LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter) detectó moléculas de agua y es parte de los preparativos para volver a poner a un ser humano en la Luna.

26 May 2017
#PrayForElSalvador
Opinión | Por: Mario Matheu

#PrayForElSalvador

26 May 2017
Nadie puede cambiar el mundo
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Nadie puede cambiar el mundo

25 May 2017
Una ley que no supera lo constitucional
Opinión | Por: Karen Vargas

Una ley que no supera lo constitucional

24 May 2017
Actúa o acepta
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Actúa o acepta