Opinión

14 Abr 2016
Opinión | Por: Gracia González

La receta de la vida

Cuando preparamos una receta específica, seguimos una serie de pasos para lograr el resultado deseado: un delicioso plato de nuestro agrado.

Lo primero que hacemos es planificar los ingredientes que vamos a usar; revisamos si contamos con lo que necesitamos, y si falta algo, salimos a comprarlo al supermercado. Luego, repasamos los pasos de la receta, medimos los ingredientes, ponemos a precalentar el horno, finalmente nos ponemos a cocinar y ¡voilà! Tenemos un delicioso pastel de chocolate.

Sería un verdadero desastre si al comenzar a cocinar nos percatamos que nos faltan ingredientes y tuviéramos que dejar arruinar lo que hemos preparado por ir al supermercado. O peor aún, terminar la receta con la mitad de los ingredientes. Y no quisiera imaginar qué pasaría si sólo tomáramos los ingredientes que están a la mano, los vertiéramos en una olla y los cocináramos sin tener idea del resultado final. Es la receta perfecta para el desastre.

Imagina si debemos ser tan meticulosos con un proyecto sencillo como preparar una comida, cuánto más deberíamos serlo con nuestro proyecto más importante: la vida. Nadie nos enseña cómo prepararnos para vivirla, nuestra escuela termina siendo la vida misma. Sin embargo al sólo dejarnos ir con la marea, ésta puede llevarnos a lugares que no nos gusten y dejar atrás sueños y metas sin cumplir.

Una herramienta de suma importancia para que esto no te suceda es un plan de vida a través del cual organizar y analizar qué quieres hacer de tu vida. En esencia es como responder la temida pregunta que te hacen al salir del colegio o en una entrevista de trabajo: ¿dónde se visualiza usted en los próximos cinco años?

Un plan de vida es un proyecto en el que planteamos tres grandes cuestiones: ¿dónde estoy ahora? ¿Hacia dónde quiero llegar? Y ¿qué necesito para conseguirlo? Elaborar tu plan es la oportunidad perfecta para permitirte soñar qué tan lejos quieres llegar y establecer una ruta para llegar ahí. La idea es que día con día trabajes hasta cumplir tus metas y que vivas la vida que siempre has querido. A continuación te presento una serie de recomendaciones para que elabores tu proyecto de vida.

 

  1. Define tus prioridades. Es importante que definas qué cosas son fundamentales para ti porque debes concentrarte principalmente en aquellas que no pueden faltar en tu vida. Pueden ser: tener una familia, ser un emprendedor exitoso, cuidar ante todo tu salud, o viajar y conocer el mundo.
  1. Establece tus metas. Cuando ya has definido tus prioridades debes establecer metas puntuales a alcanzar en tiempos determinados. Puedes establecerlas en diferentes áreas: en lo profesional, personal, espiritual, familiar, etc.
  1. Elige un camino para alcanzar esas metas. Debes pensar qué cosas necesitas hacer, qué conocimientos nuevos necesitas adquirir en este viaje. Tal vez necesites aprender un nuevo idioma o quizás un curso especializado. En este paso es preciso un auto-análisis constante para saber qué áreas debes fortalecer y cómo potenciar tus habilidades naturales.
  1. Coloca tu plan en un lugar visible. El siguiente paso es escribir tu plan y ponerlo en un lugar en el que puedas verlo. Puedes ponerlo en tu habitación o llevarlo en una agenda. La idea es que todos los días veas tu plan y esto te impulse a hacer actividades orientadas a tus metas.
  1. Revisa y modifica tu plan. Cada cierto tiempo debes detenerte a revisarlo y analizar si tus prioridades han cambiado, si tienes nuevas metas que cumplir o si has encontrado ciertas dificultades con el plan anterior.

 

“Tu vida es tu bien más preciado y debes ponerla en las mejores manos: las tuyas”. A esto le agregaría que siempre encomiendes tus planes a Dios, que es el guía por excelencia.

 

 

 

 

 

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida

18 Oct 2018
Pequeñas acciones para grandes cambios
Opinión | Por: Erick Hernández

Pequeñas acciones para grandes cambios

16 Oct 2018
Combinar la política y los desastres, no falla
Opinión | Por: Karen López

Combinar la política y los desastres, no falla

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo