Opinión

7 Jul 2017
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

La política no es para todos

“Para el que no tiene nada, la política es una tentación comprensible, porque es una manera de vivir con bastante facilidad”.

Miguel Delibes

Comencemos con un ejemplo. Contraes una grave enfermedad en la que necesitas obligatoriamente asistencia médica. Te encuentras con el problema que no puedes conseguir un médico, sino únicamente un arquitecto que a lo largo de cinco años ha desempeñado ese rol en el pueblo, con nada más que su conocimiento empírico. ¿Confiarías tu salud a este “médico”? Es la pregunta del millón.

Ahora entremos en materia y cambiemos sujetos. La persona enferma es El Salvador y los “médicos” son los autoproclamados políticos. Autoproclamados porque en el mundo de lo absurdo cualquier cosa es ser político. Veamos el variado catálogo con el que El Salvador cuenta al momento de hablar de políticos.

Tenemos a un odontólogo, algunos doctores, varios abogados y una considerable cantidad de bachilleres. Ahora, de todo ese catálogo no hacemos ni un político. El Salvador no sabe qué es política porque no hay político que se lo explique. Haciendo la salvedad de aquellos estudiados, que se tomaron la pequeña molestia de sacar un estudio de lo que comen.

Nuestros políticos actuales creen que el trascurso del tiempo y el adquirir experiencia pueden suplir el conocimiento, pero el problema radica en que comenzaron haciéndolo mal y siguen haciéndolo mal. Y han podido seguir únicamente gracias a la permisibilidad de la población.

El futuro no depara nada mejor. Alguien dígale a la comunicadora que baje el megáfono y entienda que la pusieron de asesora por cuello, y tuvo que esperar casi 7 años para que la tomaran en cuenta; de política no entiende ni el concepto. Alguien dígale a la marchista que hemos visto más a su suplente que a ella y tal vez él si gane medallas o al menos entienda como es que ganó un curul, porque nosotros aún no entendemos. Y no olviden al trásfuga que construyó su partido a base de maletines y cree que la solución de la delincuencia es la pena de muerte, y regalar armas a comunidades rurales.

Lo que tenemos no son políticos, son una serie de payasos apoyados por otros payasos que creen que ayudan en algo. Porque la política no es para todos, la mitad de El Salvador no debería ser considerada como votantes. Los miembros del voto duro de los partidos políticos merecen ser exiliados por traición a la patria, por su culpa estamos como estamos. Solo a ustedes se les puede ocurrir que votar por dos periodistas y un maestro como presidente es una buena idea.

Tenemos los políticos que merecemos, y por desgracia seguiremos mereciendo porque no entendemos que la política no es para todos.

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más

13 Dic 2017
Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente
Opinión | Por: Caleb Padilla

Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente

11 Dic 2017
La cuota de género como grillete del avance
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

La cuota de género como grillete del avance