Opinión

12 May 2016
Opinión | Por: Kevin Sánchez

La política maquiavélica detrás de la tregua entre pandillas.

Nicolás Maquiavelo fue un importante diplomático y político italiano de finales de la edad media que saltó a la fama para la posteridad gracias a su clásica frase que resume su pensamiento político: “El fin justifica los medios”.

Hoy en día ha salido más información a la luz pública del controversial tema de la tregua entre pandillas en el cual están implicados un ex presidente, varios ex funcionarios públicos, y hasta miembros del FMLN y ARENA; con la cual buscaban favorecer a sus candidatos presidenciales en las elecciones del 2014. Analizando esta situación, parece ser que a los políticos en nuestro país, ya sea por mera coincidencia o decisión propia, han puesto de moda los planteamientos políticos que un día Maquiavelo le recomendó al príncipe Lorenzo de Medici para que continuara en el poder: “haz lo todo lo que tengas que hacer para conservar el poder.”

Bajo todos los puntos de vista por los cuales se quiera analizar la tregua entre pandillas, ésta no fue más que un intento desesperado del entonces gobierno de Mauricio Funes de facilitar beneficios a los cabecillas de las pandillas recluidos en centros penales de máxima seguridad, a cambio de bajar la tasa de homicidios, y así reflejar esos nuevos números en las estadísticas y crear una opinión publica de un ambiente de pacificación y reducción de homicidios; favoreciendo al FMLN en las pasadas elecciones del 2014.

Desde que se empezó a dudar si la participación del gobierno fue solamente de mediador entre ambas pandillas en el proceso de tregua, el gobierno trató de desmentir cualquier prueba de que ellos habían pactado con estos criminales para así no tener una imagen negativa frente a la población. Querían hacernos creer que la reducción de homicidios era gracias a la efectividad de la PNC y las políticas públicas desde el ejecutivo en materia de seguridad.

Lastimosamente mucho tiempo después de que se pacta esa tregua entre pandillas y Estado, nos enteramos de lo bajo que cayó el gobierno dándole todo tipo de facilidades a los pandilleros: desde consolas de video juegos y comida rápida hasta porno fiestas y visitas íntimas sin control. Parecía que los centros penales se habían convertido en un paraíso para los delincuentes recluidos ahí.

Eso no fue el fin de todo esto. Ya cansados tanto el FMLN y ARENA en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del 2014, y tratando de ganar más votos -cada quien por sus propios medios y estrategias- el FMLN trato de ganar la confianza de las pandillas y prometerles continuar con esos beneficios, y otros más, a cambio de que los hicieran ganar la presidencia. Vimos como personajes como Ernesto Muyshondt y Salvador Ruano se implicaron en este tema al mismo tiempo que su partido lo negaba. Ahora hasta el entonces ministro de gobernación Arístides Valencia también está siendo investigado por el mismo tema.

Maquiavelo, en su obra El Príncipe, le recomienda a Lorenzo de Medici que la clave está en dejar a un lado la moral y la religión porque lo único que importa es conservar el poder. Parece ser que la política en nuestro país se ha vuelto más maquiavélica que nunca. Con sucesos como el de la tregua, lo único que podemos sacar de conclusión es que a nuestros políticos lo que les interesa es conservar el poder, sea como sea sin importar qué medida tengan que tomar. Y que al final los ciudadanos, nuestros derechos, y hasta nuestro desarrollo están en segundo lugar.

Qué triste que la política se haya vuelto así, el Estado debe estar en función del ciudadano y sus necesidades, y no al revés. Ni mucho menos a favor de un pequeño grupo de criminales o de un partido político determinado.

 

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo

10 Oct 2018
Alfred Nobel
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Alfred Nobel

3 Oct 2018
¿Qué hacemos por los niños?
Opinión | Por: Erick Hernández

¿Qué hacemos por los niños?

2 Oct 2018
Avanza salvadoreño
Opinión | Por: Caleb Padilla

Avanza salvadoreño