Opinión

30 Jul 2018
Opinión | Por: Karen Vargas

La mujer indígena que luchó en un país de hombres

Un famoso personaje en la historia una vez dijo “aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla”. Vinculé esa frase con una reciente visita al Museo de la Palabra y la Imagen (MUPI) y me hizo cuestionarme ¿Qué tanto conocemos los salvadoreños la historia de este país? Porque al parecer la hemos repetido en diversas ocasiones. Es por eso que considero importantes estos espacios como parte de los esfuerzos para la recuperación de la memoria histórica salvadoreña y la reconstrucción de nuestra identidad cultural.

En una de las paredes de la entrada se encuentra pegada la imagen de una mujer indígena. La fotografía también tiene un mensaje que hace una invitación a trasladarse muchos años atrás en la Historia, específicamente a la época de 1930. Definitivamente, esa es una de los momentos más complicados que ha vivido El Salvador. Pero, en ese momento solo pensé en lo marcado que fue ese tiempo debido a la dictadura de los gobiernos militares. Pensé en todas las manifestaciones de violencia, represión y supresión de derechos.

Minutos después, al entrar al museo me di cuenta que la figura de la mujer indígena pegada afuera del lugar, significaba más represión y vulneración de derechos de los que imaginé. Conocí la historia de esa mujer, su contexto y su lucha. El mismo sitio web del MUPI lo menciona al hablar sobre ella. “El Salvador era un país sólo para hombres, la mujer no existía como ciudadana: no podía votar ni mucho menos optar a un cargo público, exilada del derecho a pensar y soñar”. Se trataba de Prudencia Ayala, una figura icónica en la lucha contra los derechos de la mujer en nuestro país.

La candidatura de Prudencia Ayala se anunció en medio de una gran crisis política. Si bien es cierto, el hecho que Prudencia Ayala no pudo inscribirse como candidata a la presidencia de El Salvador es bastante conocido. Pero, no siempre se habla del contexto, las razones y las implicaciones del rechazo de su candidatura. Es por eso que el MUPI realiza un excelente esfuerzo de conservación y divulgación con la exposición e historia de la una de las primeras defensoras de los derechos de las mujeres.

Definitivamente, el pasillo donde se encuentra Prudencia fue donde más tiempo estuve. En ese lugar encontré fragmentos de algunos periódicos y documentos de aquella época que mostraba algunas de las repercusiones que enfrentó al hacer pública su aspiración a la presidencia. Fue inevitable pensar en cómo gracias a la audacia de una mujer, y me imagino que también hubo otras más que se sumaron a la lucha en el camino, ahora nosotras las ciudadanas de este país podemos ejercer nuestro derecho del voto.  Prudencia Ayala marcó un antes y un después en la historia de la lucha de la igualdad de derechos de las mujeres. Puso al descubierto las ambivalencias de la democracia salvadoreña y llevo a todo un país a reflexionar sobre un tema fundamental para la construcción de la sociedad incluso en la actualidad.

“Los hombres legislan para establecer leyes y respetar la garantía de la vida y los intereses sociales; si las van a violar ¿para qué tanta molestia?”.  Con esa frase me atrapó su exposición. Casi todo un pasillo dedicado a su vida y sus obras. Aunque, esto haya sucedido muchos años atrás, las palabras de Prudencia aún tienen vigencia en El Salvador y muy probablemente en otros países de la región también.

Es evidente que los atropellos a los derechos de la mujer aún continúan. Los recientes casos de violencia contra la mujer nos lo confirman.  Nuestros representantes en la política continúan violando las leyes que ellos mismos crearon. Sin embargo, pienso que ahora las mujeres tenemos más miedo de levantarnos, de pronunciarnos y luchar tal como lo hizo Prudencia en aquel tiempo para defender sus derechos. Ahora, los salvadoreños vivimos con miedo, aunque no siempre estemos hablando de ello. Ese miedo que dejaron las dictaduras militares, las masacres, las represiones; nuestro país lo ha venido cargando todos estos años y sin duda está teniendo repercusiones en la actualidad.

16 Oct 2018
Combinar la política y los desastres, no falla
Opinión | Por: Karen López

Combinar la política y los desastres, no falla

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo

10 Oct 2018
Alfred Nobel
Opinión | Por: Verónica Ruiz

Alfred Nobel

3 Oct 2018
¿Qué hacemos por los niños?
Opinión | Por: Erick Hernández

¿Qué hacemos por los niños?