Opinión

21 Sep 2015
Opinión | Por: Ricardo Hernández

La memoria histórica que el FMLN olvida

El FMLN no repartió dulces durante la guerra. Existieron muchas violaciones a los derechos humanos, y que no se recuerden en los medios de comunicación, no significa que no se dieron.

El semanario “El siglo XXI” es parte del órgano oficial de comunicación del FMLN (aquí un ejemplar en digital). Dentro de sus páginas encontré una sección llamada “Memoria Histórica”, un espacio destinado a mantener el recuerdo de los abusos perpetrados por los cuerpos represivos del Estado durante la década de los 80. Es frecuente encontrar notas de las arbitrariedades y violaciones de los Derechos Humanos durante el conflicto armado en muchos medios de izquierda, como si éstas debieran mantenerse presentes en las actuales y futuras generaciones. El conocimiento de nuestra historia es importante y nos permite reflexionar sobre ella y tratar de no cometer los mismos errores en el presente, pero me pareció injusto encontrar siempre el recordatorio de las víctimas de un bando y la completa invisibilidad del otro.

Luego de leer esta sección, me pareció interesante investigar sobre la Memoria Histórica de los “otros asesinados”, es decir, aquellas víctimas que no murieron a manos de los cuerpos de seguridad, sino a manos de la misma guerrilla. El plagio y posterior asesinato del empresario Ernesto Regalado Dueñas, en 1971, ¿acaso no es parte de nuestra memoria histórica? ¿Y qué decir del asesinato del doctor Carlos Alfaro Castillo, ilustre académico y rector de la Universidad de El Salvador el 16 de septiembre de 1977 o del extranjero Fujio Matsumoto, presidente de SINCA, quien fuera encontrando muerto en el cerro San Jacinto meses después de haber pagado su plagio, en 1978?

Podría mencionar también profesionales, obreros y campesinos. En 1979 fue asesinado el Ministro de Educación Dr. Carlos Herrera Rebollo, cuyo hecho se atribuyó a las FPL. El 7 de abril de 1980 siete miembros de cuatro familias fueron asesinados por militantes de las FPL en el cantón El Carmen, departamento de Cuscatlán. También, el 9 de agosto de ese mismo año, 26 miembros de cuatro familias campesinas fueron asesinados en el Plan El Manzano, Dulce Nombre de María, Chalatenango. Entre los muertos se encontraron 24 hombres, una mujer y una niña. Dos meses después, en octubre, 14 campesinos del cantón El Sitio, Ilobasco, también fueron asesinados por extremistas. Según informes de La Prensa Gráfica, medio que consulté en la hemeroteca de la UCA, se señalaron como responsables a las FPL.

¿Deberíamos tener memoria corta ante estos hechos? ¿No será que esta clase de historia le resulta incómoda al FMLN y por eso trata, por todos los medios, de disimular? ¿Por qué el FMLN histórico jamás sentó una postura con el sonado caso de Mayo Sibrián, conocido como “el Carnicero” de la Paracentral, victimario de cientos de sus mismos compañeros revolucionarios? No solo el ejército participó en masacres, como se intentan hacer creer con esta clase de publicaciones. No solo el ejército disparó sus balas contra civiles, sino muchas organizaciones de izquierda en muchos otros casos que no alcanzarían a mencionarse en esta publicación; y el hecho de que no se digan, que no se promocionen, no significa que no existieron, que no sean igual de fuertes, igual de válidas en nuestra historia como país. Esa historia también conviene no olvidar.

El FMLN no repartió dulces durante la guerra. Existieron muchas violaciones a los derechos humanos, y que no se recuerden en los medios de comunicación, no significa que no se dieron. Si vamos a hacer uso de la Memoria Histórica, que sea de forma útil y responsable. Entendámosla como una herramienta de reafirmación de nuestra identidad y no como un objeto manipulable para mantener abiertas las heridas que intenten reivindicar las “luchas” de un partido político.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida