Opinión

16 Mar 2017
Opinión | Por: Sara Larín

La legalización del aborto afectaría a los médicos

Recientemente las autoridades administrativas de salud, los grupos feministas y algunos diputados de la Asamblea Legislativa, han utilizado una extensión abusiva del término “salud de la mujer”, con la pretensión de legalizar el aborto. Al mismo tiempo, algunos medios de comunicación han presentado maliciosamente estadísticas de enfermedades durante el embarazo, con el propósito de convertir el aborto en un tema de vida o muerte para la madre.

Además, el lobby pro-aborto se ha dedicado a infundir el temor y la mentira, diciendo que los médicos, supuestamente, tienen las manos atadas para trabajar ante las complicaciones de un embarazo, cuando en realidad, no hay ningún médico en la cárcel por dar tratamiento a una mujer embarazada que se encuentre enferma. Simplemente porque, dicho conflicto ya está regulado en el art. 27 del Código Penal, que exonera de responsabilidad penal a quién actúa u omite por necesidad de salvaguardar un bien jurídico, propio o ajeno, de un peligro real, -no ocasionado intencionalmente-, lesionando otro bien jurídico de igual valor.

A la vez, también pretenden hacer que el secreto profesional de los médicos con sus pacientes, se vuelva una legalización del delito de encubrimiento, debido a sus constantes exigencias para que un médico omita su deber, de poner en conocimiento determinados delitos contra la vida o la integridad personal.

Desde esta perspectiva, la actual propuesta de legalización del aborto pone muchas cuestiones en juego, una de ellas sería que los hospitales y puntos de salud del área pública estarían obligados a practicar abortos cuando estos sean considerados “legales”. De tal modo que la vocación médica que en esencia busca preservar la vida humana, tendría que realizar actos contra la persona, degradando la dignidad de la profesión.

Por todo lo anterior, es necesario que el gremio de médicos se pronuncie lo antes posible sobre el aborto, de lo contrario, pronto serán obligados a practicarlos contra su voluntad y conciencia. Es de suma importancia que los profesionales de la salud, no sólo médicos, sino enfermeras y otros auxiliares, estén enterados, que su derecho a la Objeción de Conciencia, aún no está garantizado en nuestra Constitución. No sólo eso, sino que los abortos legales significarían un alto costo sanitario, por lo que probablemente se desviarían los actuales recursos de la atención prenatal y obstétrica, para cubrir la demanda de abortos, lo cual tendrá un impacto negativo en la salud materna y neonatal.

Resulta injustificable hablar de abortos “terapéuticos” cuando ya sabemos que gracias a los avances científicos y tecnológicos del siglo XXI se pueden tratar todas las enfermedades durante el embarazo. Por lo que, el médico que dice necesitar un aborto, o ignora los métodos modernos para tratar complicaciones de un embarazo o no quiere tomarse el tiempo para usarlos.

El aborto no puede considerarse una práctica en favor de la salud, desde ningún punto de vista, ni sexual, ni reproductiva o psicológica, y está mal referirse a un aborto como “terapéutico”, ya que el aborto no es una terapia, no es un remedio, no previene, no cura, no sana y no alivia nada.

Es fundamental recordar que el ser vivo en gestación es, para la medicina, un paciente, es también el hijo de alguien, miembro de una familia y de la sociedad. Su vida, salud e integridad física tiene valor. Por lo que no es justo ni ético arrebatar su derecho a continuar desarrollándose hasta nacer.

  • comentariounico

    Amiga escritora, me encanto leer su atinado, acertado y real problema que nuestro políticos animales quieren imponer vía decreto, no importando la vida humana. La verdad que la demagogia trabaja de muchas formas y disfraza palabras bonitas de hechos horrendos y a toda luz malvados y perversos contra la vida humana.Y la peor de las ironias, lloran por la muerte de una planta o un animal y tratan con desprecio al no nacido, como que la vida de un ser inocente valiera menos. Gracias por su valiente articulo y ojala hubieran mas valientes salvadoreños denunciando a estos pro aborto como plannned parenthood y los diputados del FMLN con su portavoz la Lorena Peña, que se ve que es una persona despreciable a la vida del indefenso y esos son los malvados que nos gobiernan ahora, que terrible.

30 Mar 2017
Más allá de la memoria de un mártir
Opinión | Por: Karen Vargas

Más allá de la memoria de un mártir

30 Mar 2017
Capaz de todo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Capaz de todo

27 Mar 2017
Poder de doble moral
Opinión | Por: Karen López

Poder de doble moral

24 Mar 2017
¿Cuánto nos cuesta la violencia en El Salvador?
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

¿Cuánto nos cuesta la violencia en El Salvador?