Opinión

17 Feb 2016
Opinión | Por: Kevin Sánchez

La gran estafa: El Salvador

Lastimosamente parece ser que a los políticos de nuestro país, de todos los partidos sin excepción, les gusta mantenernos con pan y circo constante para maquillar su incapacidad y corrupción. Cada semana podemos ver como se inventan nuevos chambres y cortinas de humo sin ningún tema realmente importante para nuestro país, con el fin de mantenernos distraídos de la verdadera situación que están provocando.

Desde pequeño, una de mis películas favoritas de acción es La Gran Estafa (Ocean´s Eleven nombre original en inglés). Siempre que la veo no puedo dejar de sorprenderme de la mente criminal de Danny Ocean y sus secuaces para aprovechar una pelea de Boxeo como distractor mientras roban 150 millones de dólares de diferentes casinos en Las Vegas.

Quizás habremos pensado que esas historias solo pasan en el mundo de ficción de Hollywood y que no tienen nada que ver con El Salvador. Lastimosamente en los últimos días, en más de alguna ocasión por algún medio de comunicación, nos habremos dado cuenta de las investigaciones que se están llevando a cabo en contra de algunos ex gobernantes de nuestro país, actuales diputados y funcionarios públicos, sobre posibles casos de enriquecimiento ilícito.

Parece ser que estas personalidades que están siendo investigadas tienen el mismo instinto criminal de Danny Ocean para guiar nuestra atención a shows mediáticos y cortinas de humo mientras nos roban de nuestros impuestos cientos, miles, o millones de dólares. En la Antigua Roma lo bautizaron “Pan y circo” para referirse a la forma en que un gobierno entretiene a la población con chambres políticos baratos para ocultar o maquillar una situación controversial.

Lastimosamente parece ser que a los políticos de nuestro país, de todos los partidos sin excepción, les gusta mantenernos con pan y circo constante para maquillar su incapacidad y corrupción. Cada semana podemos ver como se inventan nuevos chambres y cortinas de humo sin ningún tema realmente importante para nuestro país, con el fin de mantenernos distraídos de la verdadera situación que están provocando.

Solo ellos saben cuánto se han robado, se están robando, y planean robarse a futuro. Esta es, lastimosamente, la versión real de la película Gran Estafa. No se trata, como en la película, de criminales robando millones en un casino de Las Vegas, sino de pseudo políticos (porque muchos ni preparación para los cargos que ostentan tienen) que se están aprovechando de nosotros, robándose las oportunidades e ilusiones de todos los salvadoreños de tener un mejor país.

Nuestro deber como ciudadanos no debe ser el de quedarnos sentados y ver todo lo que dicen y se acusan entre ellos, ni tampoco el ser fanáticos y defender a un funcionario o partido político, porque con eso solo premiamos su incapacidad o corrupción. Nuestro deber y obligación yace en el sistema político por el cual nos regimos: LA DEMOCRACIA. Nuestro país tiene un sistema político democrático representativo, lo cual quiere decir que nuestros funcionarios públicos nos representan y como tal tenemos el derecho de exigirles que nos representen de la mejor manera, por encima de cualquier otro interés y no la partidocracia por la cual han querido regir siempre.

Está en nuestras manos exigir a nuestros políticos más trasparencia en el uso de los fondos públicos, investigar más a fondo los supuestos casos de corrupción y dejar atrás esas prácticas que se han vuelto costumbre en las instituciones del Estado. Casos como cadenas de favores, corrupción y la anteposición de intereses particulares o partidarios antes que los de todos los salvadoreños. En lugar de las cortinas de humo, populismo y fanatismo político, los salvadoreños queremos más acciones concretas en favor de nuestra sociedad. Más condiciones favorables para el desarrollo económico y humano de nuestro país, probidad y honradez de parte de nuestros funcionarios y un país más seguro para todos.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida