Opinión

18 Nov 2016
Opinión | Por: Óscar Melgar

La educación como estrategia fundamental para enfrentar el riesgo de desastres

Las condiciones de vulnerabilidad educativa e ideológica ante el tema de desastres han provocado entre muchas cosas, que se desarrolle una concepción social errónea acerca de los desastres. Los mal llamados “desastres naturales”, son en realidad procesos, resultados de la interacción entre factores humanos que involucran condiciones de vulnerabilidad en distintas áreas humanas (social, económica, cultural, institucional, por ejemplo) y fenómenos naturales (amenazas de origen hidrometeorológico, geodinámico y antropogénicas).

Las condiciones de vulnerabilidad educativa e ideológica son resultado, que esta relacionados con el procesamiento de la información para reducir la vulnerabilidad y la concepción humana frente a los desastres, desde la opinión de Wilches- Chaux. Son consecuencias de procesos estructurales e históricos profundos, que se han construido en cada una de las sociedades centroamericanas. Esto se ve reflejado ya que, en la desatención de nuestros gobernantes ya que, para la mayoría de gobiernos centroamericanos invertir en educación no ha sido una prioridad pública, a excepción de Costa Rica. Por ejemplo, durante el año 2015, el país de la región que más invirtió en el sector educativo fue Costa Rica con un 8% de su Producto Interno Bruto (PIB) dirigido a este sector; seguido de Honduras con 7.6%; Nicaragua con 4.3%; Panamá con 3.29%; El Salvador con 3.1% y Guatemala con 2.9%.

Además de las condiciones de vulnerabilidad, se sabe que la región centroamericana es susceptible a sufrir diversos fenómenos naturales, entre los cuales puedo mencionar: huracanes, terremotos, depresiones tropicales, erupciones volcánicas, entre otras. Por ello, es vital que los gobiernos centroamericanos consideren la educación como una estrategia fundamental para prevenir el riesgo de desastres.

Con la educación es posible, informarse y formar una cultura preventiva que permita responder de manera adecuada a situaciones de emergencia provocadas por cualquier desastre. La educación serviría igualmente, para formular acciones estratégicas en disminución de las condiciones de riesgo existentes y para evitar el riesgo a futuro.

Educarse en el tema de desastres significa entender y reconocer que el riesgo de desastres es una condición presente en cualquier sociedad, que es cambiante y con la cual interactuamos desde que nacemos hasta que morimos.

Aunque hay importantes avances a nivel regional como la aprobación del Marco Estratégico Regional de Educación para la Reducción de Riesgo y la Política Centroamericana de Gestión Integral de Riesgo de Desastres, estos mecanismos siguen siendo aún insuficientes y débiles. En cierta medida, porque no han logrado impulsar dentro del sector educativo centroamericano, mecanismos estratégicos y/o una reforma real para integrar el riesgo de desastres y su prevención de manera pertinente. Asimismo, las acciones realizadas por diversos organismos públicos a nivel de cada país centroamericano, responden aún a la atención de la emergencia en el desastre y no, a la prevención del riesgo de los desastres.

La estrategia educativa para extender los conocimientos teóricos acerca de los desastres en la región centroamericana deberá ser coordinada por el gobierno, pero formulada y desarrollada con la participación de diversos sectores tanto, público como privado, academia y organismos de la sociedad civil. De igual forma, la estrategia deberá considerar aspectos como la realidad de cada país centroamericano real con la capacidad de ser flexibles ante los cambios que puedan presentarse, auto sostenible económicamente, pero, sobre todo que considere las etapas previas, durante, así como, después de un desastre.

 

23 Jun 2017
¿Quién será el “Mesías” de esta tierra muerta?
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

¿Quién será el “Mesías” de esta tierra muerta?

22 Jun 2017
Los políticos en mis redes sociales
Opinión | Por: Karen Vargas

Los políticos en mis redes sociales

21 Jun 2017
Si ni ARENA ni FMLN, ¿entonces quién?
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Si ni ARENA ni FMLN, ¿entonces quién?

20 Jun 2017
El mar de la sociedad
Opinión | Por: Erick Hernández

El mar de la sociedad