Opinión

23 Ago 2016
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

La democracia interna de los partidos políticos

 

“Absténganse por un momento de crear polémica y trabajen para que los incrédulos crean que existen buenos políticos y rompan el paradigma que “la política es mala”.

Los partidos políticos, por antonomasia son el vehículo para llegar al poder público y ejercer su control sobre la sociedad. Para lograr la aceptación popular obviamente se requiere de una profunda planificación y arduo trabajo no solo en los candidatos, también va ganando terreno la evaluación social acerca de la estructura de un partido político. El prerrequisito del candidato, de los líderes partidarios y el método de elección interna importa más en la sociedad y va desapareciendo la reserva mediática.

Flavia Freidenberg en su ensayo: Democracia interna: reto ineludible de los partidos políticos, expone que la democracia interna en un partido supone la adopción de los principios de este sistema político en el interior de la organización. Esto significa la inclusión del criterio de competencia, adopción de valores democráticos, utilización de mecanismos competitivos en el proceso de toma de decisiones, la participación del afiliado en la formación de la voluntad partidista y la existencia de canales que permitan el ejercicio efectivo del control político.

La educación política y la elección democrática de candidatos a la dirigencia son aspectos a tomar en cuenta para el eficiente y eficaz funcionamiento de los partidos políticos. La sociedad se va desarrollando y con ello el espíritu crítico hacia los individuos que ejercen actividades de interés público; cada día las personas y medios de comunicación exigen la adopción de mecanismos de democracia interna de los partidos, cuya población está basando sus decisiones electorales en el comportamiento abstracto del instituto político y en el avance físico e intelectual de los candidatos. Es cierto que los regalones subsisten por la complacencia de la gente que se conforma con bienes materiales, pero otro sector ya no se convence con un llavero, taza, vaso, etcétera.

Es imperativo y de interés general que los partidos políticos practiquen su democracia interna, pues es incongruente que griten en pro de la democracia, pero en su casa existe una dedocracia. Las pláticas de café, artículos de opinión y ensayos académicos coinciden en ver positiva la posibilidad de celebrar elecciones internas en las candidaturas de elección popular y de la misma dirigencia.

Este mensaje lo ha entendido ARENA, al celebrar elecciones internas para elegir la dirigencia del COENA e involucrar a sus afiliados para que participen activa o pasivamente en los comicios. Las próximas elecciones de ARENA resultan de suma importancia, no solo para los afiliados y seguidores sino para todos, pues de ello depende el rumbo que tomará este partido político y el accionar estatal desde su trinchera. El resto de los partidos no han tenido esa apertura democrática a nivel interno. Uno de ellos celebra elecciones solo con un candidato y los demás partidos no realizan comicios. Es necesario, si quieren lograr mayor aceptación, que empiecen a democratizar internamente su instituto político.

El desorden interno no reproduce resultados exteriores esperados. Al contrario, la unión, apertura, comunicación y democracia en los partidos políticos acarrea un beneficio inigualable para los intereses del instituto político, sus afiliados, sus dirigentes y el país. El nuevo jerarca de ARENA tendrá la tarea de trabajar en su partido pero también tiene la obligación de fortalecer las relaciones con personas de distinta ideología, negociar sanamente con los funcionarios a fin de lograr acuerdos de país y anteponer el interés público sobre el interés interno del partido.

Ahora, de nada sirve mantener una estable democracia interna si no se traducirá en resultados para el desarrollo de la nación. Solo poniéndonos de acuerdo entre personas de distinta ideología y pensamientos, mejoraremos la endeble situación actual. ARENA –en su teoría-, desea bienestar para la gente y desarrollo para el país. ¿Por qué no toma la iniciativa y trabaja junto con los demás partidos políticos para lograr acuerdos? No es un exhorto, es una exigencia. Absténganse por un momento de crear polémica y trabajen para que los incrédulos crean que existen buenos políticos y rompan el paradigma que “la política es mala”.

7 Dic 2018
InSight: Revelando el corazón de Marte
Opinión | Por: Verónica Ruiz

InSight: Revelando el corazón de Marte

7 Dic 2018
Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?
Opinión | Por: Caleb Padilla

Candidatos, ¿y las propuestas ambientales?

7 Dic 2018
Diciembre
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Diciembre

28 Nov 2018
Turismo accesible: beneficio para todo un territorio
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Turismo accesible: beneficio para todo un territorio