Opinión

28 Jun 2016
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

La democracia es débil porque el sistema es corrupto

Es increíble cómo la opinión pública se ha trasladado a las redes sociales. Admiro de alguna manera que los jóvenes de hoy no se quedan callados, que están haciendo escuchar su voz y que no tienen miedo a decir lo que piensan. Sin embargo, el discurso es el mismo: quejas y más quejas en lugar de tomar acciones.

Es fácil estar tras un monitor o un celular comentando de forma inteligente sobre cada uno de los sucesos que acontecen en el país pero a la hora de salir a escoger quienes nos gobiernan la gente no hace nada; es apática a participar y hacer valer la democracia o siguen eligiendo a los mismos que nos están llevando a la quiebra cada vez más.

Algunos quizá cuestionaran el contenido de esta columna, pues estoy hablando de un tema que sería bueno hablarlo en tiempos de elecciones, pero no. Para mí, como joven es importante hacer conciencia de que no habrá democracia sino actuamos, si no nos informamos y si dejamos que la misma historia se siga repitiendo.

Ahora que me encuentro fuera de El Salvador y que tengo la oportunidad de compartir con jóvenes de otros países, entre ellos los venezolanos, me doy cuenta de la crisis que viven en su país.

Me cuestiono ¿por qué las personas siguen eligiendo a las mismas autoridades a pesar de la crisis a la que los han llevado? ¿Por qué seguir confiando en un gobierno que no ha encontrado las medidas (o que por conveniencia no quiere encontrarlas), para sacar a su país de la crisis en la que se encuentra?

Lamentablemente El Salvador no está lejos de eso. La población sigue confiando en los gobernantes de siempre que lo único que hacen es beneficiarse a sí mismos, y dejar al país en la ruina total.

Y cuando hablo de gobernantes no solo me refiero a los políticos de partido FMLN, sino que también a los de ARENA. Como dice el dicho popular: “Están cortados con la misma tijera”.

Ninguno de estos dos partidos es digno de confianza. Está claro que ambos lo único que buscan es el beneficio propio antes que el común, y aseguro sin temor a equivocarme que en ambos existe la corrupción y mientras los corruptos estén gobernando, seguiremos igual de estancados como nación.

Como lo dijo en una de sus presentaciones Pablo Zúñiga, director del departamento de Iniciativas Estratégicas y Diplomacia Pública de la Organización de los Estados Americanos OEA: “La democracia es débil porque el sistema es corrupto”.

A esta aseveración, yo añado que la democracia es débil porque la población lo permite.

Sólo pensemos por un momento en los hechos que han ocurrido en los últimos días en El Salvador y que están dando mucho de qué hablar. Uno que me llama mucho la atención es la instalación de rótulos led en la Asamblea Legislativa para tener “un mejor sistema de votación”.

Es cierto que hay que ser innovadores y hacer uso de nuevas tecnologías, pero que la innovación no nos lleve a hacer gastos innecesarios, sobre todo en un país donde no hay recursos suficientes y las necesidades existentes son grandes y graves. Aparte de eso, hay muchos más eventos con los cuales es imposible no indignarse.

La pregunta es: ¿dejaremos que esto continúe así? Ciertamente la solución está en nuestras manos. La esperanza somos las nuevas generaciones, quedarse en casa a seguir criticando en redes sociales no basta. Se necesitan acciones concretas.

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más

13 Dic 2017
Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente
Opinión | Por: Caleb Padilla

Santa Ana, camino a ser una ciudad resiliente

11 Dic 2017
La cuota de género como grillete del avance
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

La cuota de género como grillete del avance