Opinión

7 Feb 2017
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

La coeducación: enseñando en las escuelas la igualdad entre niños y niñas

Aún recuerdo las palabras que me dijo mi padre cuando tenía aproximadamente 8 años, “no tenés que hablarle a tus compañeros varones”. En ese momento, no entendía por qué me decía eso, pero afortunadamente no le hice caso nunca. Ahora entiendo que tengo un padre machista. No sé qué pretendía exactamente, pero sin duda me estaba negando la oportunidad de socializar con niños del sexo opuesto, algo que no está bien.

Históricamente las mujeres, desde edades tempranas, han sido “educadas” de tal forma que piensen que son inferiores a los hombres, y que no existe una verdadera relación de amistad entre ambos sexos, sino que hay otras intenciones detrás de eso.

Sin bien es cierto, se han dado muchos avances en materia de igualdad de género, aún tenemos mucho por hacer y el papel que juegan las instituciones educativas en este proceso es muy importante.

Después de la familia, la escuela es el lugar donde se forma al ser humano, donde se transmiten valores y enseñanzas. Donde los niños socializan con sus pares. Es por eso que juega un rol indispensable en la transmisión de una educación no sexista.

Es importante mencionar que históricamente el sexo ha sido un factor diferenciador en el ámbito educativo, al punto de que han existido, y aún las hay, escuelas exclusivas para niñas. Las escuelas solamente para niños, no se quedan atrás*.

Afortunadamente la educación ha tenido muchos avances y hoy por hoy se pueden ver una educación mixta, que hace referencia a la educación integral de hombres y mujeres en la misma institución.

La coeducación es un método educativo que parte del principio de la igualdad entre sexos y la no discriminación por razón de sexo. Coeducar significa no establecer relaciones de dominio que supediten un sexo a otro, sino incorporar en igualdad de condiciones las realidades y la historia de las mujeres, y de los hombres para educar en la igualdad desde la diferencia.

La coeducación pretende encontrar técnicas, instrumentos, formas de organización y de vida, que en el marco escolar y socio-familiar, puedan permitir el máximo desarrollo del niño y la niña.

La coeducación es en suma, el proceso de socialización de niños y niñas para potenciar el desarrollo personal independientemente del origen y del sexo de nacimiento, para conseguir una construcción social no enfrentada y común. Se basa en la ideología de igualdad a la que se le añaden la libertad y solidaridad.

Sin duda una educación libre de sesgos sexistas requiere una nueva perspectiva, en la que lo masculino y femenino sean considerados como categorías no excluyentes y no hegemónicas**.

Se hace urgente que las escuelas de El Salvador apuesten por la coeducación, que adopten un plan y un equipo directivo, y de docentes cualificados para la enseñanza equitativa.

Esto significa que las escuelas deben contar con un conjunto de profesores y de profesoras que cuidan de que, tanto el material como su forma de dirigirse al alumnado, estén libres de estereotipos para que los niños y las niñas cuenten con las mismas oportunidades para desarrollarse, y con libertad para elegir.

Se trata de conseguir la implantación de una coeducación entendida como un  proceso intencionado, a través del cual se potencie el desarrollo de los niños y niñas, partiendo de la realidad de que ambos géneros, aunque diferentes, deben buscar un desarrollo personal y social común y sin enfrentamientos***.

Si los centros educativos salvadoreños comenzaran a poner en práctica la coeducación, sin duda habría grandes cambios, pues estaríamos educando a esa generación que dentro de unos años será el motor del país.

Si le tomáramos más importancia a temas como éstos, no habría tanta desigualdad de género, o feminicidios, ni se viera como anormal que un hombre llore.

Lamentablemente nos falta mucho por lograr una equidad entre hombres y mujeres, pero aún hay mucho por hacer, iniciar a coeducar a las personas desde edades tempranas, es una de ellas.

Fuentes:

*Libro: aprender a aprender. Técnicas de estudios (pág. 109)

**Ídem

***Ídem

15 Dic 2017
El mito de la Tierra plana
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El mito de la Tierra plana

15 Dic 2017
Necesitamos amor sólido
Opinión | Por: Sara Larín

Necesitamos amor sólido

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más