Opinión

21 Ago 2014
Opinión | Por: Herbert Escoto

La Asamblea Jurásica

Los partidos políticos se renovarán únicamente si la sociedad civil -actor esencial en una democracia- se avispa a presionar e inundarlos.

El Diccionario de la Real Academia Española, de forma curiosa, define la palabra renovación como la acción de “hacer como de nuevo algo, o volverlo a su primer estado”. ¿Por qué traigo a colación este concepto? Porque Arena intentará, por primera vez, realizar una elección interna para la elección de sus diputados y alcaldes para 2015. Como primer objetivo está el de lograr la renovación política.

Sin embargo, ¿qué busca Arena?, ¿hacer algo nuevo del partido o volverlo a su primer estado? Independientemente de lo que busque, lo único que revelará su intención serán los resultados de las primarias que están próximas a realizarse.

Si este partido logra la renovación, y no hay trabas en la apertura, quedará demostrado que su intención de cambiar es cierta y que no se trata de una mera pantalla. Ahora bien, no basta con que Arena haga relevos políticos. Para que la renovación tenga sentido es necesario que se dé en todos los partidos políticos; solo así podrán ser palpables cambios favorables para el país. Si no se renuevan los partidos lo único que veremos es un choque desgastante entre diputados renovados y diputados prehistóricos, indispuestos a ceder su espacio y abrirse a diálogos y consensos. Resulta forzoso aclarar que el choque no necesariamente debe darse entre diputados de distinto partido, sino que puede suceder dentro de la misma bancada.

La invitación queda abierta para todos los partidos. El FMLN no ha mostrado indicios de querer abrir sus puertas utilizando el sistema de elecciones internas. Ha preferido mantener el control de su partido priorizando la gobernabilidad interna y la disciplina que siempre lo ha caracterizado. A pesar de lo anterior, el partido oficial contempla en sus estatutos la prohibición que una persona no puede ser legislador por más de tres períodos.

GANA parece “dar vía” en la elección de sus diputados y alcaldes. En lugar de buscar la renovación ha decidido ofrecer curules a exmandatarios bajo un método aberrante de reciclaje. Con Arena, a pesar de reflejar una intención de cambio, debemos estar a la espera de ver los resultados, ya que naturalmente la opinión pública le da el beneficio de la duda de si realmente la cúpula está dispuesta a soltar las riendas del partido y apartarse para dar paso a nuevas caras. Este proceso de selección de candidatos, que es perfectible, es una consecuencia de la necesidad que tiene el partido de renovarse.

La renovación debe darse en todas las democracias, especialmente aquellas en la que los dirigentes llevan décadas en el mandato llegando al punto de parecer inamovibles. Los relevos políticos, legitimados por el pueblo, son aires frescos que ayudan a mantener el dinamismo político y que permiten la introducción de nuevas ideas. Ahora bien, la renovación no es un simple cambio de personas; no se trata de hacer un relevo de perfiles para aparentar un nuevo rostro. El proceso de renovación debe lograr que los precandidatos que salgan victoriosos sean los más idóneos para el cargo.

Los partidos políticos se renovarán únicamente si la sociedad civil -actor esencial en una democracia- se avispa a presionar e inundarlos. La sociedad civil debe enfocarse en exigir de forma incesante el relevo político. Las próximas elecciones son determinantes para lograr un balance en el poder político y la tarea no solo recae en los partidos, también en los ciudadanos.

13 Ene 2017
De la paz negociada, a la paz consensuada.
Opinión | Por: Kevin Sánchez

De la paz negociada, a la paz consensuada.

13 Ene 2017
Nuevos Acuerdos
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Nuevos Acuerdos

12 Ene 2017
¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?
Opinión | Por: Óscar Melgar

¿Por qué es importante recordar los Acuerdos de Paz?

11 Ene 2017
25 años de Paz
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

25 años de Paz