Opinión

31 Ago 2018
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Juventud divino tesoro

Los partidos políticos deben estar sumamente orgullosos de sus jóvenes militantes, en sus ojos se ve el odio y la división que por años han intentado inculcar en la sociedad. Dicen que los jóvenes tenemos una mente más abierta, somos más liberales por naturaleza y estamos más predispuestos a la mediación, y al diálogo puras mentiras para hacernos quedar bien.

Nunca he ocultado mi desdén hacia el papel que actualmente juega la juventud dentro de la política. Hace poco más de un año escribí una crítica hacia esa imagen romántica que se tiene de la juventud y considero que aún sigue vigente lo que se expresa. Seguimos creyendo que tenemos un papel trascendental dentro del ajedrez político y aún no hemos llegado ni a “peón”; los sucesos del Juventour 2018 que sirvan para robustecer mis valoraciones.

Mientras los conferencistas les prometían la luna y las estrellas a los oyentes, en los pasillos los jóvenes se peleaban por sus colores. Veo con tristeza que la premisa “pero tu corrupto roba más que el mío” sigue vigente en las mentes de la juventud, se ve que cuando uno entra a formar parte de un partido hace un pacto de sangre para defender sus figuras y negar todo lo negativo.

Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver!, declamaba el poeta Rubén Darío; y apartándolo de todo el contexto original del poema, por favor, vete ya. Creo que es necesario especificar que me estoy refiriendo a la juventud en un sentido político y no empresarial, hay excelentes propuestas de negocios impulsadas por jóvenes, o al menos eso me han dicho, ya que no vivo en Santa Tecla.

Los partidos forman a su relevo, pensemos en el querido diputado Arturo Magaña quien está seguro de que es un enviado de Dios en la Asamblea y el aborto es malo porque papa Chus llora. Sí la gente voto por él, los jóvenes votaron por él. ¿Qué podemos decir para defender a los jóvenes dentro de la política? ¿Qué mentira es suficientemente grande para abarcar a todos los políticos y militantes jóvenes?

“Los jóvenes son el futuro”, exclama el joven acalorado luego de pelearse con otro joven de diferente partido sobre un tema que ni entiende. Nos han hecho creer, porque tengo la remota esperanza que nuestra ridiculez sea aprendida y no venga innata, en nuestra fuerza. Nos han hecho creer en el poder de las marchas, nos enseñaron a hacer carteles y armoniosas risas, “el agua no se vende, se cuida y se defiende”; estoy seguro de que con un buen beat sale un temazo.

Pero, no nos enseñaron a leer, a analizar y a entender. Nos enseñaron a criticar dependiendo del color y de lo que se nos diga que se puede criticar. Nos enseñaron a seguir caudillos políticos y morir por lo que diga. Sigo considerando, con tristeza, que no somos la juventud que creemos ser. Los jóvenes no somos promesa de nada, nunca lo hemos sido, ni lo seremos, el sistema es más grande que nosotros y nos cuesta aceptarlo.

 

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer…

Canción de Otoño en Primavera por Rubén Darío, 1905

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida