Opinión

31 Oct 2014
Opinión | Por: Jacqueline Martínez

Jóvenes sin colores partidarios

La sociedad no debe aislar a los jóvenes de la política, por el contrario debe involucrarlos y escuchar sus geniales ideas.

Estamos a unos meses de iniciar una nueva vuelta electoral. Los partidos políticos comienzan a lanzar sus candidaturas tanto para gobiernos locales como legislativos. Empezamos a vernos bombardeados por propaganda de una forma indirecta, aún sin que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) haya dado el banderillazo de salida.

Una situación que me parece muy curiosa personalmente es que en los últimos meses he podido percibir un aumento de interés en la política por parte de los jóvenes; cosa que en elecciones pasadas parecía haber desaparecido. Sobre todo, en cuanto a la expectativa de los candidatos que corren tras la comuna capitalina. Puede ser que en otros departamentos y municipios esta fiebre preelectoral no se viva con la misma intensidad con la que se vive en San Salvador debido a la variedad de perfiles de sus postulantes.

Muchos jóvenes siguen decepcionados y apáticos ante esta área (la política) que comprende cualquier sociedad democrática. Las razones son muchas y podemos atribuírselas a los mismos miembros de las entidades políticas. En nuestro país, estamos acostumbrados a los “shows” que hacen cada uno de los Órganos que conforman nuestro gobierno, cada quien “jala” para donde le conviene y nadie se pone de acuerdo para trabajar en pro de la población. Cosas como esas son las que nos alejan de ver en aquellos que nos gobiernan el arte de dialogar para construir consensos a favor de quienes los eligieron.

Los dirigentes de cada partido deberían entender que nuestros padres y abuelos ya están identificados con sus ideologías y que tienen asegurado su voto; pero no deben olvidar que a los jóvenes ya no nos dan “atol con el dedo”. Hay una generación de jóvenes analíticos y conocedores de la realidad nacional, que saben la necesidad que tenemos como país, que tienen ideas innovadoras y creativas para aportar a una mejora nacional.

En este siglo se debe dejar de lado tanta oposición. Cada partido tiene sus seguidores, cada candidato tiene su gente y en lugar de gastar tanto dinero en campañas electorales, deberían usarlo para ayudar a aquella familia que hoy no tiene qué comer; aquel anciano que está en la calle aguantando frio. Ya nos cansamos de escuchar promesas y propuestas que al final no se llevan a cabo o se quedan varadas a medio camino. Hay que dejar la verborrea y tener más acción a favor de aquellos que tienen en sus manos el poder de elegir, el poder del voto.

No queremos políticos que jueguen con las emociones de la gente. Queremos políticos que de verdad se interesen por sus necesidades, que se pongan de acuerdo, que se unan sin importar el color de una bandera o de ideologías pasadas. Eso ya es historia. Nuestra política debe tener un cambio; debe evolucionar.

Como toda sociedad somos dinámica, estamos en constantes cambios y en esta ocasión los jóvenes debemos ser parte importante de estas permutaciones. No sigamos las mismas corrientes de pensamientos inculcadas por nuestros padres. Es momento de expresarnos, de decirle al país que los jóvenes somos parte importante de esta sociedad y que podemos aportar grandes cosas para un mejor país. Que podemos trabajar juntos, sin ser regidos por colores partidarios, sino solamente por el humanismo y el amor a nuestra patria.

15 Dic 2017
El mito de la Tierra plana
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El mito de la Tierra plana

15 Dic 2017
Necesitamos amor sólido
Opinión | Por: Sara Larín

Necesitamos amor sólido

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más