Opinión

3 Oct 2017
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Independencia catalana bajo fuego

En los últimos años, el sentimiento de independencia en Cataluña creció lo suficiente hasta derivar en un referéndum de autodeterminación convocado por su Gobierno el reciente 1 de octubre (1-O). Esta consulta se desarrolló en medio de una enorme presión policial por parte de las fuerzas de seguridad del Estado español, las cuales abatieron y causaron lesiones a más de 800 personas que asistieron a los diferentes centros de votación, y plazas para manifestar su efusivo deseo de independencia.

Los catalanes atravesaron durante su historia diferentes sucesos políticos que intentaron abolir su lengua, su cultura y las instituciones de autogobierno. El origen de este conflicto tiene sus raíces desde hace siglos, por lo cual se sugiere ampliar esta lectura con otras fuentes de información para comprender mejor el fenómeno. De la misma manera, se debe conocer las etapas de este proceso de secesión, que significa separar de una nación una parte de su pueblo y de su territorio.

Para septiembre 2017, el gobierno catalán firmo el decreto de convocatoria del referéndum, a pesar que fue declarado inconstitucional por el Tribunal Constitucional de España y promovido por el Gobierno de Mariano Rajoy como una consulta “ilegal”. Pero, las autoridades catalanas no acataron las medidas. Rajoy expresó claramente: “No habrá referéndum, no lo habrá”. Sin embargo, la consulta se llevó a cabo a pesar de las tensiones aduciendo que Cataluña se ampara en su derecho de decidir. En medio de la observación internacional, se discute sobre si Cataluña tiene el derecho, o no, de decidir su independencia de España.

A lo que algunos académicos, como Luis Villatoro, cuestionan “¿Hasta qué grado se puede hablar de ilegalidad del referéndum, cuando la Constitución (1978) que lo prohíbe fue hecha tan solo 3 años después de Franco (1975)?” Es necesario analizar esta legitimidad. Lo que sí es un hecho, es que el franquismo fue un período autoritario y fascista que impulsó la dictadura militar, que persiguió y asesinó a quienes pensaban diferente a tal régimen. Cataluña fue, entonces, duramente castigada y sus políticos, académicos e intelectuales fueron encarcelados, fusilados y exiliados.

El Presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, hizo alusión a la violencia injustificada y desmedida utilizada el 1-O: El Estado español ha escrito una página vergonzosa en su relación con Cataluña”. La ilusión del pueblo por un estado independiente es el ideal de su lucha democrática, pero es importante preguntarse dos cosas ¿Cataluña tendrá derecho a ser una nación soberana? O ¿El gobierno español debe reconocer la decisión de los catalanes?

El Tribunal Constitucional justificó que no se puede convocar unilateralmente un referéndum para decidir sobre su continuidad en España, ya que, aunque avala su derecho a decidir, advierte que éste requeriría una reforma de la Constitución para ser efectiva. Señalando que, en el marco de la Constitución, una comunidad autónoma no puede unilateralmente convocar un referéndum de autodeterminación para decidir sobre su integración en España”.

Al discutir sobre el derecho de autodeterminación, se alude que la declaración institucional del Parlamento de Cataluña del 23 de enero de 2013 da el derecho del pueblo de Cataluña a “decidir”, pues lo que se aprueba es “iniciar el proceso para hacerlo efectivo”. El fundamento del derecho sería que, por razones de legitimidad democrática, dicho pueblo tiene “carácter de sujeto político y jurídico soberano”.

El sociólogo Rudis Yilmar Flores menciona al respecto que, sería imposible no reflexionar sobre los hechos ocurridos en Catalunya, primero posiciona la discusión sobre el valor que tiene para este pueblo la independencia de España. Merece un reconocimiento internacional sobre la vocación democrática de este pueblo al ejercer su derecho frente a la represión impuesta por Mariano Rajoy”.

Este choque institucional y legal sin precedentes entre el Gobierno español, y las autoridades catalanas terminó con los resultados electorales: Sí: 2.020.144 (90,09 %). No: 176.565 (7,87 %). En blanco: 45.586 (2,03 %). Nulo: 20.129 (0,89 %). Para la continuación de este proceso, habrá que estudiar los elementos que confluyen para el éxito, o no, de una futura independencia de Cataluña. ¿Cómo sería España sin Cataluña?

18 Oct 2017
Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!
Opinión | Por: Sara Larín

Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!

17 Oct 2017
Los Azacuanes anuncian la tranquilidad
Opinión | Por: Caleb Padilla

Los Azacuanes anuncian la tranquilidad

13 Oct 2017
De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno

12 Oct 2017
Política: Un amor a medias
Opinión | Por: Karen López

Política: Un amor a medias