Opinión

14 Sep 2018
Opinión | Por: Caleb Padilla

Independencia ambiental

Nuestro planeta se encuentra en una situación muy alarmante, están apareciendo muchos huracanes al mismo tiempo, estamos teniendo miles de incendios provocados, pero por las temperaturas cada vez son más agresivas. Nuestros océanos poseen millones de toneladas de desechos sólidos y los plásticos están sustituyendo la vida marina, especies de fauna y flora están extinguiéndose; todo esto a un ritmo nunca antes visto. Nuestro ritmo de vida y consumo está destruyendo todo a su paso y por el camino que vamos muy pronto nos terminaremos todos los bienes naturales que son nuestros por derecho humano, están siendo controlados como mercancías para el enriquecimiento de unos y el consumo de las mayorías.

Nuestra pequeña extensión de tierra llamada El Salvador no queda fuera de esta devastadora plaga consumista, que ha invadido la mayoría de los países y que está doblegando gobiernos para dar entrada a industrias como las mineras, petroleras, envasadoras o productoras de líquidos; o que simplemente están permitiendo a industrias que puedan operar sin mayores restricciones que den como prioridad la conservación del ecosistema. Por esa dependencia es que el país se está quedando sin agua, sin bosques, sin biodiversidad y simplemente se está volviendo un basurero que consume todo. Con las inundaciones en la mayoría de sus ciudades parece un país desagüe que está produciendo roedores por tanta corrupción que germina en el poder, como cucarachas que prefieren vivir en los desechos. Así parece nuestro país que aún no elige a sus magistrados.

Necesitamos independizarnos de aquellos que no les importa el ambiente de nuestro país y simplemente están sentados regalando lo fértil para volverlo podrido, y convertir a nuestro país en un espacio para los desechos de otros. Un botadero a cielo abierto donde quienes se alimentan bien son los roedores o, en otras palabras, quienes se lucran son políticos o empresarios que no tienen escrúpulos para beneficiarse de un bien natural que no le pertenece en su totalidad. Necesitamos separar a los que tienen el poder de manipular legalmente, los que regalan la vida de nuestra naturaleza sin consultarnos a los afectados y simplemente escupen sobre nuestros derechos humanos para lucrarse temporalmente. Exijamos que el poder de los bienes naturales nos pertenezca a toda la sociedad civil y no a los falsos protectores de la naturaleza, no a los que se lucran de nuestro bienestar y derechos por billetes de papel.

Aquellos que verdaderamente sabemos el valor que la naturaleza ha representado por siglos, lo que significa en el presente, pero de igual manera lo que valdrá en este futuro al que rápidamente nos vamos acercando. Somos los responsables de cambiar la mentalidad y crear esa consciencia que ha desaparecido de nuestros recuerdos. Lo han eliminado intencionalmente de nuestros valores humanos y por consecuencia ha hecho que la sociedad civil sea un espectador a todas las agresiones que nuestro planeta está siendo sometido por los destructores. Somos todos, como sociedad civil, elegidos por la naturaleza para protegerla y generar las condiciones óptimas de su desarrollo sostenible, la corrupción no puede continuar porque es raíz de todo lo putrefacto que está matando a nuestro país y a nuestro planeta. En este mes de la Independencia patria, también debemos exigir la independencia ambiental.

19 Sep 2018
Un compromiso a largo plazo
Opinión | Por: Erick Hernández

Un compromiso a largo plazo

19 Sep 2018
Los colores del cambio
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Los colores del cambio

17 Sep 2018
Protagonismo offline en nuestra región
Opinión | Por: Karen Vargas

Protagonismo offline en nuestra región

14 Sep 2018
¿Somos patrióticos?
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

¿Somos patrióticos?