Opinión

26 Feb 2015
Opinión | Por: Gumercindo Ventura

Hoy no hay segunda vuelta: ¡Votemos pues!

Este 1 de marzo es el único “round” que tiene El Salvador para hacer las cosas bien. No se vale quedarse cómodo en su casa. Aunque usted piense que no, su voto vale.

Nuestro sistema de votación en El Salvador ha venido evolucionado constantemente en la última década y con él su electorado. Gracias a estos cambios hoy tenemos mecanismos que hace diez años o menos no existían, como el voto por cara y el voto cruzado. Este domingo se celebran elecciones otra vez en El Salvador, pero antes de salir a votar vale la pena tomar varios elementos en cuenta y reflexionar.

En las elecciones presidenciales del año pasado ocurrió algo curioso. El FMLN le sacó casi 10 puntos porcentuales de ventaja a ARENA. Al FMLN le faltó un pequeño margen para llegar al 50 por ciento más uno y llevarse la victoria en primera vuelta. El TSE tuvo que llamar a una segunda vuelta celebrada un mes más tarde.

Durante ese mes se activaron varias iniciativas, algunas ciudadanas como “9M ¡Votemos Pues!”; otras partidarias, llamando a la gente a que fuera a votar. Y no era de extrañarse, ya que apenas el 55 por ciento del padrón electoral emitió su voto (2.74 millones de personas). En esa ocasión tuvimos la oportunidad como país de reflexionar sobre lo que había sucedido en la primera vuelta y aunque el resultado fue el mismo con el FMLN como ganador, la participación el 9 de marzo aumentó en 275 mil votantes más.

Hoy no hay segunda vuelta. Este 1 de marzo es el único “round” que tiene El Salvador para hacer las cosas bien. No se vale quedarse cómodo en su casa. Aunque usted piense que no, su voto vale. Si a usted no le gusta que cuando la gasolina baja de precio le clavan un nuevo impuesto, vote. Si le parece sospechoso que el Estado esté haciendo negociaciones con delincuentes a espaldas de la población, vote. Si está cansado que diputados se den viajes de lujo por el mundo sin que esto conlleve ningún beneficio tangible para el país, vote.

Recuerde que esta vez tenemos tres elecciones importantes. La primera, por las alcaldías; debemos reflexionar más allá de la ideología y pensar en cuál de los candidatos es mejor administrador. Después de todo el trabajo de la alcaldía más que cualquier otra cosa es uno de manejo de recursos. La segunda es por diputados del Parlacen, o el famosamente llamado “cementerio de expresidentes”.

La tercera, y más importante, es la de la Asamblea Legislativa. ¿Por qué más importante? Porque desde ahí es donde se conciben los cambios de país. Ahí es donde se hacen políticas públicas y elecciones de segundo grado como las del Fiscal General de la República. Acá es donde se decide si nos exprimen más con otro “paquetazo fiscal” o si el Estado se aparta para dejar a los emprendedores trabajar tranquilos.

Debemos también informarnos antes de salir a votar. Esta vez es un poco más complicado. Aunque pareciera que el TSE tiene poco interés en hacerlo, hay organizaciones como CREO que están haciendo una muy buena labor informando a la gente sobre las formas válidas para ejercer el voto. Tengamos cuidado de no votar de una forma equivocada anulando nuestro voto.

Repito. Este domingo no se vale quedarse en casa. Cumpla su responsabilidad ciudadana, anime a quien no quiere ir a votar y contribuya a generar cambios para bien de El Salvador. Si usted piensa como muchos que la política es muy sucia eso es aún mayor razón para informarse, involucrarse y tenerles el paso medido a quienes endosamos el poder. El ignorar esto es una falta de consideración y respeto a quienes tratan de sacar el país adelante haciendo las cosas bien. Este 1 de marzo ¡Votemos pues!

 

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida

18 Oct 2018
Pequeñas acciones para grandes cambios
Opinión | Por: Erick Hernández

Pequeñas acciones para grandes cambios

16 Oct 2018
Combinar la política y los desastres, no falla
Opinión | Por: Karen López

Combinar la política y los desastres, no falla

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo