Opinión

31 Mar 2017
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Hoy es el momento de la juventud

Ya aburre eso de que “la juventud es el futuro”. El futuro lo construimos desde ya; como jóvenes debemos saber que tenemos deberes que cumplir y que para triunfar hay que perseverar en los procesos.

Quino, el creador de Mafalda, dijo esta frase: “tal vez algún día dejen a los jóvenes inventar su propia juventud”. Y es que nosotros los jóvenes siempre tenemos alguien atrás dándonos instrucciones, diciéndonos como son las cosas y desde siempre la juventud ha sido estigmatizada, y hecha a un lado hasta que alcancemos cierto estatus. Pero, eso parece haber llegado a su fin.

Si hablamos en base a datos y nos basamos en un estudio del Ministerio de Economía y la DIGESTYC en 2013, la población entre 15 y 24 años representaría un 21.8% de toda la población para 2015, pero que paulatinamente esta iría disminuyendo hacia 2025 y 2050 en 16.1% y 13.8% respectivamente. En otras palabras, de acá en adelante este estrato poblacional tendrá capacidad de influencia poca o casi nula. Pero, al analizar la población entre los 25 y los 45 años, los promedios a inicios del S. XXI rondaban entre 30% y 38%, proyectando aumento de estos para los años venideros hasta 2050, cerca de un 48%. Tiene lógica. Los ahora Millennials (15 y 25 años) habrán crecido y serán los tomadores de decisiones en un futuro muy cercano. También, dentro de los próximos años, no serán los más jóvenes los decisores, ni los más viejos, pues casi la mitad de la población será adulta promedio y serán los que hoy son Millennials.

Para nadie debería de ser cuestión de preocupación esto, pues simplemente así son las dinámicas demográficas y la evolución de la sociedad. Lo que es preocupante, a mi juicio, es que existan cada vez más jóvenes que quieran parecerse más a un famoso en vez de querer ser la mejor versión de sí mismos. Porque, ¿de qué servirá que llegue una generación con herramientas tecnológicas, con ideas, con ansias de desafiar los paradigmas y hasta el “status quo”, si al final seremos iguales o peores en cuanto a corrupción, abusos y negligentes que nuestros predecesores?

Que un joven no participe en política no es problema, tampoco que se haya salido de la universidad para emprender o que quiera trabajar para viajar, o quiera pasar de rumba cada fin de semana, si tiene el dinero; esos no son problemas. La juventud NO es una visión conjunta y NO es una política gubernamental, sino es la acumulación de PROCESOS que una persona pasa para determinar su futuro. Y aunque, Aristóteles considere que política somos todos y es “el arte del bien común”, considero que “lo personal” y “lo individual”, también es hacer política.

Y lo individual está relacionado a la libertad, pero no habrá verdadera libertad sin antes responsabilidad. Como jóvenes debemos estar conscientes que el éxito no es casualidad, sino el fruto del esfuerzo y de perseverar en los procesos, ya sea para los que se aventuraron individualmente o con un grupo. Ciertamente estará perdido y será un oportunista, el que crea que a la fuerza deban otorgar los espacios o que crea que los cambios se hacen rápido, pues no existen cuotas de aceptación cuando el mérito predomina, tampoco cambios a largo plazo con el mínimo esfuerzo.

El Salvador está cambiando, el mundo lo hace cada segundo. Los espacios negados serán retomados y las decisiones las tomarán aquellos que decidieron buscar la libertad. Y no es que “tal vez algún día” como dijo Quino, tiene que ser hoy, ya; pero, leamos, produzcamos, dialoguemos y sobretodo seamos responsables, de lo contrario solo veremos rostros nuevos con mentes vacías.

 

*PRINCIPALES INDICADORES SOBRE ADOLESCENTES Y JÓVENES EN EL SALVADOR: https://goo.gl/ZcfmOv

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida