Opinión

12 Sep 2017
Opinión | Por: Karen López

Hay más embarazos que personas viviendo con dignidad

Según datos presentados por un periódico nacional, desde enero del año 2010 a noviembre de 2016, los 30 hospitales públicos en El Salvador reportaron el egreso de 10,145 adolescentes por diagnósticos relacionados a parto, embarazo, preeclampsia, aborto y atención materna.

El reporte detalla las edades de las adolescentes atendidas por los diagnósticos mencionados, en 365 casos las pacientes tenían 12 años; en 1,916 casos tenían 13 años y en 7,864 tenían 14 años. ¿Podrá un país sub desarrollado con altas cifras de nacimientos, alcanzar un mínimo de vida digna?

El Salvador no sólo está en una posición de desestabilidad económica, sino que además debe sobrellevar problemas sociales que están haciendo mucho más difícil el trabajo. Los jóvenes siguen tomando decisiones sin razonarlas, como muchas de las cosas que pasan en nuestro pequeño país.

La educación sexual es crucial para minimizar el hecho que niñas y adolescentes quedan embarazadas en una etapa de vida, en la que deberían de estar preparándose para un futuro próximo. Pero, también, es importante la educación, el crecimiento emocional y el trayecto profesional para asegurar, que a mediano plazo puedan manejar una vida que asegure la dignidad de las personas.

El embarazo en adolescentes a nivel de Las Américas, según CELADE-CEPAL, presenta de la siguiente manera a través de situaciones puntuales:

  • El embarazo en la adolescencia es una de las situaciones en que mejor se evidencian las desigualdades sociales, de justicia y de género.

 

  • Es calificado, desde el discurso del desarrollo, como una puerta de entrada o un reproductor del círculo de la pobreza.

 

  • Se trata de un fenómeno que va más allá del sector salud, debido a que acarrea múltiples consecuencias, no sólo en el orden de la salud, sino también en cuanto al desarrollo social en general.

 

  • Estas consecuencias alcanzan no sólo a la mujer adolescente, sino también a su hijo o hija, a su pareja, a su familia y a la comunidad misma a la cual pertenece la adolescente.

 

  • El impacto del embarazo en la adolescencia es psicosocial y se traduce en deserción escolar, mayor número de hijos/as, desempleo, fracaso en la relación con la pareja e ingresos inferiores de por vida. Contribuye a perpetuar el ciclo de la pobreza y a la “feminización de la miseria”.

La problemática abarca diferentes perspectivas, pero mantiene una similitud de consecuencias a corto y largo plazo. Es importante que los padres no manejen estos temas como tabúes porque, de hecho, los que se engañan son ellos mismos. Prevenir dentro y fuera de la familia deberá ser prioridad para todos. El crecimiento poblacional hará que este país llegue a un estado de crisis a corto plazo.

La reacción a este problema no es tener más programas de prevención como los que escasamente se tienen, ¿Quién podría arrojar datos favorables a raíz de programas de prevención de embarazo ejecutados en el país para niñas y adolescentes? El dinero y esfuerzo invertido no son nada si no reflejan resultados concretos.

De seguir así, estaremos viviendo para reproducirnos y seguiremos reproduciendo hasta morir. Sin un sentido de alerta podríamos estar quebrando la poca esperanza en los próximos años.

 

Bibliografía:

CELADE-CEPAL. (2008) “Reproducción en la Adolescencia en América Latina y el Caribe: ¿Una Anomalía a Escala Mundial? Centro Latinoamericano y Caribeño de Población (CELADE)-División de Población de la CEPAL”, Argentina; Presentado en el III Congreso de la Asociación Latinoamericana de Población, ALAP.

13 Oct 2017
De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno

12 Oct 2017
Política: Un amor a medias
Opinión | Por: Karen López

Política: Un amor a medias

12 Oct 2017
Rugby: una pasión sin género
Opinión | Por: Karen Vargas

Rugby: una pasión sin género

11 Oct 2017
No te entiendo, Nayib
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

No te entiendo, Nayib