Opinión

27 Feb 2018
Opinión | Por: Fernando Colocho

Hagamos memoria este #4M

Se ha escuchado masivamente que las elecciones del 4 de marzo serán una oportunidad para emitir un voto de castigo a los partidos políticos por su falta de renovación, transparencia y sus reiterados abusos de poder. En ese contexto, ¿no creen conveniente también castigar a los diputados que han cometido faltas de ética, disciplina y probidad?

Es decir, diputados aspirantes a la reelección o funcionarios que aspiran a la diputación que nos han provocado las mayores palmadas en la frente durante los últimos meses; pero, que esperando que el ánimo de las elecciones le haya borrado la memoria a la gente, decidieron lanzarse nuevamente como candidatos.

Está prohibido olvidar que uno de los requisitos para ser diputado en El Salvador es poseer honradez, e instrucción notoria. Por tanto, me he permitido crear una pequeña lista (no exhaustiva, porque no nos alcanza el espacio) de los incidentes y encontronazos más penosos que los candidatos a diputado han protagonizado recientemente.

¡Comencemos!

  1. El diputado que prestó su camioneta y mintió sobre ello

¿Cómo olvidar esto? En agosto del año 2016, el diputado David Reyes –de ARENA– favoreció particularmente a su hermana prestándole un vehículo propiedad de la Asamblea Legislativa para viajar a Nicaragua. Lo penoso en sí no fue violar la Ley de Ética Gubernamental; sino que, cuando el incidente fue público, en primera instancia el diputado lo negó argumentando que era una noticia falsa. ¿Y la honestidad?

 

  1. El diputado que se burló de la ausencia del padre de Nayib Bukele

Da dolor de estómago recordar al diputado Rolando Mata –del FMLN– cuando frustrado por la disposición municipal del alcalde Nayib Bukele de no permitir la pinta y pega de los partidos políticos sin gestionar los respectivos permisos, hizo alusión a que el Alcalde hacía esto “porque le hacía falta papito”. Es una verdadera vergüenza que un funcionario, cuyo requisito sea la notoria honradez e instrucción se exprese de una manera tan baja y cínica de otra persona; sobre todo de un familiar ausente. ¿Y la decencia?

 

  1. La diputada que contrató a su hermana en la Asamblea

La diputada Mayteé Iraheta –de ARENA– fue sancionada en mayo del 2017 por haber intervenido en la contratación de su hermana como asistente técnica de la Asamblea Legislativa. Esto nuevamente infringe la Ley de Ética Gubernamental, ya que es una clara evidencia de nepotismo en el órgano legislativo. ¿Y la transparencia?

 

  1. El viceministro que le va a mentar la madre a los magistrados de Sala de lo Constitucional

Una candidatura escandalosamente inconstitucional, y que encima ya no puede ser detenida, ya que cuando José Luis Merino –del FMLN– fue nombrado Viceministro para la Inversión Extranjera y Financiamiento para el Desarrollo (independientemente si tiene permiso, sigue ostentado el cargo hasta que renuncie) no está habilitado para optar a un cargo de elección popular, según el artículo 127 de la Constitución de la República. ¿Y el respeto a las instituciones?

 

  1. El presidente de la Asamblea con US$3 millones de dólares injustificados

El diputado Guillermo Gallegos –de GANA– no ha podido justificar ante la CSJ el origen de aproximadamente tres millones de dólares en depósitos bancarios, vehículos y propiedades. Por si esto no fuese poco, se le cuestiona haber favorecido mediante su posición en la Asamblea en el financiamiento de una ONG propiedad de su esposa. ¿Y la probidad?

 

  1. La diputada con más ausencias que asistencias

La diputada Cristina López –del PCN– ha acumulado un total de 67% de inasistencias a las comisiones de las que ella es parte; es decir, ha asistido a menos de la tercera parte de las sesiones de trabajo en que debe estar presente. Su argumento fue que tiene entrenamiento temprano por la mañana y no alcanza a llegar a la Asamblea. ¿Y el compromiso con el país?

 

Conociendo ahora todos los deprimentes episodios recopilados, ¿no consideran coherente también castigar a estos candidatos por sus faltas de honestidad y ética? ¿O acaso solo funciona si es el candidato de otro partido?

Personalmente, considero que una población bien informada y crítica de sus funcionarios tiene la capacidad de cambiar las prácticas nocivas dentro de sus instituciones. En mi caso, analizaré detalladamente estos y muchos otros casos para decidir quién tendrá mi voto este 4 de marzo.

En menos de una semana tendremos la oportunidad de sacar del poder a figuras perjudiciales para nuestra democracia, ¿la aprovecharemos?

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida

18 Oct 2018
Pequeñas acciones para grandes cambios
Opinión | Por: Erick Hernández

Pequeñas acciones para grandes cambios

16 Oct 2018
Combinar la política y los desastres, no falla
Opinión | Por: Karen López

Combinar la política y los desastres, no falla

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo