Opinión

10 May 2017
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Guerra pírrica contra la violencia

Estamos en una guerra pírrica contra las pandillas. No nos estamos dando cuenta que por más gasto en seguridad que destinen en el presupuesto, los policías siguen siendo asesinados, las familias siguen involucradas y envueltas en terror. Un pandillero preso o un pandillero asesinado, no resuelve el problema; se equivocan (Gallegos y compañía) si con represión y armas se resolverá.

Guillermo Gallegos, el diputado presidente de la Asamblea Legislativa, presentó una iniciativa para crear la Ley Especial de Cuerpos de Defensas Comunales, que básicamente consiste en armar a colonias, cantones o barrios para su legítima defensa. No obstante, este diputado ha otorgado dinero para que una comunidad en Zacatecoluca se arme y obtenga permisos de portación. Por lo que, de irnos por esta vía, estaríamos tomando la justicia en nuestras propias manos e ignorando la capacidad de las instituciones como la PNC, la Fiscalía y/o el aparato de justicia para hacerle frente a la violencia.

Gallegos se basa en que “no se le puede negar a un ciudadano a que se defienda”, ya que todos, y como reza La Constitución de la Republica, tenemos derecho a la vida, a la seguridad y nuestra defensa (art. 2). Desde mi punto de vista todo está en la interpretación de la ley y el objeto de esta, y los juristas seguro que tienen un largo debate en esto. Al final como muchas otras leyes, esta podría acabar siendo una ley política y no una ley basada en un derecho que tenga como resultado algo positivo. El Código Penal, exime de culpa cuando en defensa se mata al agresor cumpliendo que: el agredido responde a la agresión y se utiliza un arma de un mismo estándar para defenderse. O sea que, el ciudadano tiene que esperar a ser agredido para responder y, utilizar en defensa un arma de igual o menor estándar para que, si mata al agresor, el agredido no sea sujeto de penalidad.

Esto es totalmente absurdo y hasta ridículo, todos estaríamos atentando contra la vida, la integridad, la libertad, la libre movilidad, ante un acto violento y por actuar en defensa propia. El problema de las pandillas y la violencia es que desde hace dos décadas era solamente una ola que veíamos de lejos, y hoy esa ola ya está inundando al pueblo… y la solución no es matarnos como Bárbaros, aunque proponer la pena de muerte y usar armas sea lo populistamente correcto, sería como ponernos a la par de los que generan terror y tienen odio.

El problema tiene que ver con muchas causas, por ejemplo: no atendimos a los desmovilizados de la guerra e ignoramos que muchos de ellos quedaron en situaciones peores, que los que lograron sobrevivir. Tampoco, nos esforzamos en resolver las desigualdades, si bien se reconstruyó un país en ruinas en términos de infraestructura y se hicieron esfuerzos en educación, salud y empleo, las políticas públicas no fueron suficientes para prevenir el crimen organizado y el Estado se inundó de corruptos, y vividores, desde ese entonces.

Es un acto cínico velar hoy por la seguridad cuando GANA y PCN apoyaron al FMLN a recortar gasto en seguridad, educación y salud, en vez de bajarse los sueldos, quitarse viáticos. No tienen moral para ser los paladines de la defensa nacional; gastamos entre 16% al 20% en seguridad, pero el problema sigue siendo de fondo, la PNC y la fiscalía necesitan instrumentos técnicos-científicos; así como, remuneraciones más altas por su labor. También, es necesario que la prevención de la violencia no sean solo charlas, ni proyectos de emprendimiento, sino también apertura de oportunidades de estudio, becas, obtención de créditos, vivienda para los jóvenes, para que así creen su propio futuro.

No es con armas, es con instrumentos de trabajo. No es con violencia, es con sueños. Violencia genera más violencia; “ojo por ojo y el mundo acabará ciego”… y acá ya estamos tuertos.

25 Jul 2017
¡Políticos entiendan!
Opinión | Por: Caleb Padilla

¡Políticos entiendan!

25 Jul 2017
Legado de 3D para El Salvador
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Legado de 3D para El Salvador

24 Jul 2017
Feliz No Cumpleaños, “Nayibcito”
Opinión | Por: Mario Matheu

Feliz No Cumpleaños, “Nayibcito”

24 Jul 2017
La mujer y El Salvador: Más que solo un útero
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

La mujer y El Salvador: Más que solo un útero