Opinión

13 Ago 2014
Opinión | Por: Aída Betancourt Simán

Gaza, redes sociales y opinión pública

La última ofensiva en Gaza ha demostrado una vez más la influencia de las redes sociales para dar aconocer y difundir hechos sin filtro ni censura previa.

Mucho se ha escrito sobre la Primavera Árabe y la influencia de las redes sociales en la organización de manifestaciones que sirvieron para derrocar a gobiernos autoritarios. Sin juzgar el estado actual de la situación política y militar de la mayoría de estos países, cuanto menos, inestables, es innegable que el efecto de las redes sociales, sobre todo Twitter, fue fundamental para lograr convocar marchas y protestas multitudinarias que encendieran revoluciones.

Desde el inicio de las hostilidades, lanzadas por Israel como represalia (con la excusa) del secuestro de tres jóvenes israelíes, no ha habido en ciclo noticioso un balance en la cobertura ni en los panelistas entrevistados. Cadenas como CNN, Fox, CBS o NBC no solo resaltaron la voz israelí a

lo largo del conflicto, con apariciones de portavoces israelíes hasta cuatro veces superiores a las de palestinos (Politifact.com), sino que sus presentadores emitieron juicios de valor parcializados e incluso fueron agresivos con invitados palestinos.

Israel tiene una estrategia envidiable de comunicación, relaciones públicas y propaganda de Estado. Su poder e influencia a nivel mundial, y particularmente en Estados Unidos, le permite encontrar en los medios tradicionales y grandes corporaciones mediáticas un megáfono para difundir su mensaje al mundo, su versión de los hechos. La hasbara (“explicación”) es difundida a través de las cuentas oficiales del gobierno y el ejército israelí, así como por un equipo de troles contratados en universidades para viralizar estos mensajes, con la etiqueta #IsraelUnderFire.

Pero en esta ofensiva en particular, los posts han incidido muchísimo en la cobertura de la violencia y la percepción que se ha generado a nivel mundial. A través de las redes sociales, militantes palestinos y jóvenes ciudadanos de Gaza narran la tragedia cotidiana desde el encierro, suben fotos de la destrucción masiva, expresan su temor permanente en medio de los bombardeos, comparten sus miedos en la oscuridad, con la etiqueta #Gaza y #GazaUnderAttack. La gente confía más en los testimonios en tiempo real que en los infográficos gubernamentales, y gracias a estas plataformas podemos corroborar la información con cuentas cruzadas de forma inmediata y tener evidencia visual con fotografías.

Aunque en la ofensiva de 2012 en Gaza, Twitter ya fue una herramienta esencial, no hubo en Gaza tanta presencia mediática: durante la ofensiva actual “Margen Protector”, se estima que han llegado 580 periodistas internacionales, el doble al de las ofensivas anteriores, “Pilar Defensivo” (2012) y “Plomo Fundido” (2008) que atrajeron a alrededor de 300

Varios reporteros tuitearon su horror ante los hechos y resaltaron la ‘versión palestina’, una historia que  poco ha sido contada en medios occidentales. Incluso hubo dos corresponsales que fueron retirados de Gaza por el enfoque de su cobertura: Diana Magnay, de CNN, y Ayman Mohyeldin, de NBC News. En el caso de este último, que presenció la masacre de cuatro niños en plaza, la presión virtual para que fuera reinstalado hizo retroceder a la cadena. Esta influencia no es irrelevante. De hecho, refleja una nueva dinámica de las fuentes de información y, a su vez, obliga a los medios tradicionales a exponer el ‘otro lado’ del conflicto.

Palestina lleva aquí una ventaja nunca antes vista, que se refleja por ejemplo con la comparación del uso de la etiqueta #GazaUnderAttack sobre #IsraelUnderFire. No por infraestructura, sino por testimonios auténticos desde el terreno que narran una trágica realidad antes silenciada. No hay que menospreciar el impacto que esto puede tener. Por primera vez hay una modificación en la opinión pública a nivel mundial, particularmente en Estados Unidos. Una reciente encuesta de Gallup refleja que, a pesar de que la opinión estadounidense sobre Israel es generalmente favorable, hay más cuestionamientos después de esta ofensiva, considerada como “injustificada” sobre todo por jóvenes de 18 a 29 años.   

Para la comunidad internacional, las manifestaciones de solidaridad denunciando injusticias y abusos complican su posición de cobarde neutralidad, que se ha mantenido hasta el reciente bombardeo de la séptima escuela de Naciones Unidas en lo que va de la ofensiva. Para los palestinos, también han sido herramientas útiles para sumar apoyo en marchas como #48KMarch en Cisjordania, desde Ramallah hasta Jerusalén.

La última ofensiva en Gaza ha demostrado una vez más la influencia de las redes sociales para dar a conocer, multiplicar, difundir hechos sin filtro ni censura previa, desde la realidad del terreno y en contacto directo con las víctimas, enriqueciendo la narrativa tradicional. Con nuevas generaciones informándose en redes sociales cada vez más, las tendencias pueden seguirse acentuando, modificando la opinión pública. Falta que esto se transforme en presiones reales, para que se vuelva finalmente insostenible para el Estado de Israel seguir ocupando el territorio palestino.

 

Posdata: no se pierdan el documental “The Square” (en Netflix) sobre la revolución en Egipto.

 

21 Mar 2017
“Tierras” fuera del Sistema Solar
Opinión | Por: Verónica Ruiz

“Tierras” fuera del Sistema Solar

20 Mar 2017
Los medios frente a la violencia
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Los medios frente a la violencia

16 Mar 2017
La legalización del aborto afectaría a los médicos
Opinión | Por: Sara Larín

La legalización del aborto afectaría a los médicos

16 Mar 2017
El zoológico no se cierra
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

El zoológico no se cierra