Opinión

19 May 2014
Opinión | Por: Carlos Segura

Estados Unidos de Latinoamérica

Los países del continente americano debemos estar unidos. Los Estados Unidos de Latinoamérica no son una utopía, es algo que debe convertirse en realidad.

Hace algunos años realicé una presentación sobre la política exterior de El Salvador después del cambio de gobierno de 2009. Entre otras cosas, explicaba cómo se retomarían las relaciones diplomáticas con Cuba (rotas después de la Revolución cubana de 1959) y al mismo tiempo se continuarían teniendo relaciones privilegiadas con los Estados Unidos (EE.UU.). Un tipo que decía ser comunista pegó el brinco y comenzó a reclamarme en público y a gritos que por qué seguiríamos siendo amigos con “los gringos”, “los imperialistas”, diciendo groserías que por respeto no puedo decir en este espacio. Un claro ejemplo de ignorancia y dogmatismo ideológico. El tipo ni siquiera vivía en El Salvador.

Más de 50 millones de latinoamericanos viven en EE.UU., es decir alrededor del 15 por ciento de la población de ese país. La relación entre EE.UU y nuestros países tiene una larga historia, con sus altos y bajos, con polémicas y momentos oscuros, pero no podemos negar que la relación es estrecha y no podemos dejarla de lado. EE.UU. tiene inversiones en Latinoamérica y viceversa. Países como El Salvador, Colombia, México y Perú tienen tratados de libre comercio con el vecino del norte. El grado de influencia de EE.UU. en la región ha evolucionado; hemos pasado de ser el famoso “backyard” a socios estratégicos en materia política, comercial y de cooperación.

Se han establecido relaciones de menor dependencia que en el pasado. Los países latinoamericanos tienen cada vez más autonomía en este mundo globalizado, lo que se evidencia en el desarrollo de relaciones con otras potencias extra continentales como China y Rusia, y en la proliferación de bloques de integración como  UNASUR, SICA, ALBA, CAN y MERCOSUR. Un ejemplo de la autonomía que se ha logrado es el hecho de que ahora todos y cada uno de los países latinoamericanos tiene relaciones diplomáticas con Cuba, a pesar del embargo que mantiene EE.UU. Algo impensable hace 30 años, cuando nuestra autonomía era reducida y EE.UU. tenía control sobre nuestras decisiones políticas. Como pueblos hermanos de Latinoamérica, debemos tener buenas relaciones sin importar nuestras diferencias ideológicas. EE.UU. tiene que aceptarlo. Es decisión nuestra y de nadie más.

Es cierto que algunos dirigentes latinoamericanos han tenido conflictos con EE.UU. en los últimos años. Ha habido polémicas diplomáticas y reclamos contra el “imperio”. Hermanos latinoamericanos, déjenme decirles algo. Es cierto, se cometieron abusos en el pasado y no siempre nuestro vecino del norte actuó de la manera correcta. Pero las cosas han cambiado. ¿Por qué pelearse con la potencia más grande del mundo, si somos vecinos, aliados y amigos? ¿Por qué pelearse con un país que invierte millones de dólares en nuestros países, tanto a nivel comercial como de cooperación? ¿Porque pelearse con un país que alberga a más de 50 millones de los nuestros? En lugar de estar peleando, busquemos estrechar las relaciones y buscar soluciones para nuestros hermanos que están en situación irregular en ese país. Una reforma migratoria es indispensable para ellos, como lo indicaba en mi columna “La importancia de una reforma migratoria”.

Ser de izquierda no es incompatible con tener una buena relación con la potencia del norte. Justamente, el pasado 13 de mayo, el primer presidente salvadoreño que fue comandante guerrillero, Salvador Sánchez Cerén, se reunió con autoridades estadounidenses, incluyendo al Secretario de Estado, John Kerry, y afirmó la voluntad de su gobierno de mantener “buenas relaciones diplomáticas, políticas y comerciales con Estados Unidos”. Calificó de “fraternal” su reunión con Kerry.

Hace algunos días, el presidente de Uruguay, José Mujica, otro ex guerrillero de izquierda, visitaba al presidente Obama en Washington. Mujica planteaba la necesidad de que el español y el inglés vayan de la mano y que América Latina y EE.UU. deben apostar por ser bilingües. Algo que ya se está volviendo realidad, como lo he constatado al conocer a varios estadounidenses de varios orígenes que hablan muy bien el español.

Los países del continente americano debemos estar unidos. Los Estados Unidos de Latinoamérica no son una utopía, es algo que debe convertirse en realidad.

 

19 Oct 2017
Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Papel de la juventud salvadoreña en el rumbo de nuestro país

18 Oct 2017
Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!
Opinión | Por: Sara Larín

Little Viejo, el exitoso youtuber salvadoreño es ¡Orgullosamente Provida!

17 Oct 2017
Los Azacuanes anuncian la tranquilidad
Opinión | Por: Caleb Padilla

Los Azacuanes anuncian la tranquilidad

13 Oct 2017
De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno