Opinión

7 Abr 2017
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

Espacios culturales conducidos por jóvenes en el oriente del país

La cultura es lo que somos en esencia, como humanos. Es expresión, son sentimientos y formas de vida. Es aquello que nos identifica como pueblo, o nación. La cultura es sin duda una parte inherente a nosotros, desde que nacemos hasta que morimos. Por lo tanto, se hace indispensable crear espacios que permitan a los habitantes de una determinada comunidad poner de manifiesto la importancia que ésta representa.

Pero, ¿cómo hacerlo en un país donde promover el arte y la cultura no es un tema de relevancia? A pesar del poco apoyo que reciben los artistas en El Salvador, existen esfuerzos de jóvenes que desean ver un país diferente y trabajan por lograr la paz, y la sana convivencia.

Es de esta manera como un pequeño grupo de jóvenes artistas, provenientes del Oriente de El Salvador, han creado la Asociación de Artistas del Oriente de El Salvador “ASARTES”.

Estos jóvenes buscan una oportunidad para mostrar sus talentos y crear espacios, para que otros jóvenes de la región también lo hagan.

“ASARTES es una iniciativa que nació en las redes sociales, pero que se traslada también hacia un campo más real, o sea ya a la sociedad”, comenta Alan Cubías, un joven escritor y titiritero y quien además es uno de los miembros fundadores de la asociación, que nació el 14 de febrero de 2014 con un festival de arte.

A partir de este momento se viene una serie de actividades que marcan el rumbo, no solo de la asociación, sino de todos aquellos jóvenes que tienen ese deseo ferviente de promover el arte y la cultura en el oriente de El Pulgarcito de América.

Las actividades que ASARTES comienza a realizar desde su creación, se llevan a cabo bajo los tres ejes principales de la asociación: gestión, conducción y desarrollo de espacios culturales; formación de los artistas; y la visibilización de los artistas.

ASARTES ha realizado alrededor de cinco festivales y han organizado otros eventos culturales junto a la Secretaria de Cultura de la Presidencia (SECULTURA), a través de la Dirección Nacional de las Casas de la Cultura. Entre estos, el primer “Festival de Cultura Viva Comunitaria” denominado: “La Perla del Arte”, desarrollado en noviembre del 2016, en el paseo adjunto al Teatro Nacional “Francisco Gavidia” en San Miguel.

Además de los festivales, esta asociación de jóvenes ha realizado desde su creación, el “Café Ventana”.

“Nosotros no podíamos quedarnos con eso (festivales), entonces empezamos a ver qué hacíamos, empezamos a gestionar, pedimos prestadas las cafeteras, prestamos mesas y sillas al Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE) y el sonido a la Coordinación de Casas de la Cultura; todos los sábados nos tocaba ir a traer todas esas cosas y llevarlas al paseo adjunto del Teatro Nacional “Francisco Gavidia” y de esa manera teníamos una pequeña peña cultural”, asegura Alan.

Café ventana es un espacio cultural que congrega a decenas de jóvenes y personas de diferentes edades cada sábado de 02:00 pm a 06:00 pm, en el paseo adjunto al Teatro Nacional.

Este espacio fue creciendo poco a poco y se fue dando a conocer cada vez más, sobre todo en las redes sociales. Aquí se realizan una serie de actividades como baile, canto, talleres, conversatorios, recitales, conciertos y exposiciones de libros y de pintura.

Un aspecto relevante de Café Ventana es que es un espacio inclusivo, pues se han tenido conversatorios no solo de arte, sino que también conversatorios con enfoque de género, sobre diversidad sexual y sexualidad.

Lourdes Ferrufino, una joven escritora y miembro de ASARTES asegura que “el Café Ventana es un espacio de convivencia. “Aquí nos podemos conocer, platicamos, compartimos experiencias y creo que de una u otra manera vas ganando esa confianza de conocer otros jóvenes que tienen incluso tus mismas inquietudes”.

La juventud es una etapa realmente maravillosa y aún más si la ponemos al servicio de la comunidad. Este grupo de 20 jóvenes artistas lo ha demostrado al hacer visible a otros artistas de la zona oriental de El Salvador y al crear espacios culturales y de sano esparcimiento en un país marcado por la violencia.

Sin bien es cierto, ASARTES ha sido apoyado por diferentes instituciones durante los últimos tres años, el trabajo de visibilizar al artista y crear espacios culturales apenas comienza.

De ahí que, el esfuerzo articulado por parte de otras asociaciones, organizaciones y por la comunidad misma será indispensable en los próximos años. Asimismo, debe haber un esfuerzo por parte de la juventud salvadoreña, pues los espacios existen, solo falta la voluntad y el deseo de querer ocuparlos.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida