Opinión

6 Dic 2016
Opinión | Por: Óscar Melgar

Esfuerzos centroamericanos en el ámbito de desastres que necesitan tomar mayores impulsos: CEPREDENAC

Los países centroamericanos se han caracterizado por suscribir diversos acuerdos, en distintos periodos, que comprenden las áreas económicas, políticas, sociales y culturales, por ejemplo, en la búsqueda de integrar la región como en un área de prosperidad y paz. En ese sentido, acuerdos como el firmado en 1993 en la Ciudad de San Salvador que permitió la conformación del Sistema de Integración Centroamericana SICA, logró la institucionalización de manera formal del proceso de integración centroamericana. Aunque el SICA se conformó en 1991, ya existían muchos esfuerzos dispersos de parte de los países centroamericanos que buscaban resolver distintas circunstancias que disminuían el progreso de algunos países, uno de esos esfuerzos es el caso del CEPREDENAC.

El Centro de Coordinación para la Prevención de Desastres Naturales en América Central, CEPREDENAC, es una instancia que surge en el año de 1987 gracias a la idea propuesta en la tesis del Dr. Aristóteles Vergara, panameño, quien, junto con la Universidad Tecnológica de Panamá, decide realizar un taller regional donde se reunirían especialistas centroamericanos y de otras regiones para hablar sobre el tema de desastres. En el taller, se daría origen a lo que fue en un primer momento un Comité Regional que llevaría a cabo diez proyectos, con ayuda de la cooperación internacional, cuyo objetivo era promover la colaboración regional en materia de desastres.

Aunque los proyectos del Comité fueron en su mayoría realizados bajo el enfoque naturalista y reactivo de los desastres, es decir, poner mayor énfasis en el estudio de las amenazas naturales que se consideraban eran las “únicas” causantes del desastre y por ello, enfatizar en la respuesta o la emergencia ante el desastre. El Comité se convirtió en un hito a nivel de la región latinoamericana, en primer lugar, porque por primera vez los países centroamericanos establecían un común acuerdo para generar diversas acciones para disminuir los impactos de los desastres. En segundo lugar, porque el Comité desarrolló una dinámica entre diversos actores no sólo de la región, sino que a nivel internacional y que aún siguen impulsando acciones en materia de desastres.

Con la conformación del SICA en 1991, el CEPREDENAC pasa a formar parte de esta institución regional en el año de 1993. Actualmente, el CEPREDENAC se define como una secretaría especializada en el tema de desastres, con el objetivo de contribuir a la reducción de la vulnerabilidad y el impacto de desastres, como parte integral del proceso de transformación y desarrollo sostenible de la región, en el marco del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), a través de la promoción apoyo y desarrollo de políticas y medidas de prevención, mitigación, preparación y gestión de emergencias. El CEPREDENAC se encuentra ubicado en la ciudad de Guatemala, y se conforma por los distintos órganos o sistemas de protección civil y/o gestión de riesgo de cada uno de los países centroamericanos, a excepción de Belice.

CEPREDENAC al igual que muchos de los organismos pertenecientes al Sistema de Integración Centroamericana, recibe de parte de los gobiernos centroamericanos de manera anual la cantidad de US 20.000 dólares; una cantidad de dinero absurda, que le permiten subsistir de forma deplorable, comparado a lo que recibe un organismo como el Parlamento Centroamericano, (US 2.000.000) que muy poco o nada se sabe del impacto que tiene  su trabajo en la región y de su mala fama como organismo político que recibe y oculta a políticos corruptos.

Asimismo, aunque el CEPREDENAC es un organismo cuyo enfoque de los desastres ha evolucionado, de pasar de un enfoque naturalista y reactivo a uno más preventivo y con enfoque en la gestión del riesgo de desastre, el organismo necesita desarrollar más acciones reales que impacten en las distintas condiciones de vulnerabilidad, que también son parte del proceso de construcción del desastre en la región y que no se quede sólo en el discurso.

Por ello, es necesario en primer lugar sensibilizar y exigir a los distintos actores, que son tomadores de decisiones en la región, para que puedan incrementar el fondo económico destinado a CEPREDENAC para que este pueda ser auto sostenible y pueda seguir funcionando ante cualquier imprevisto que pueda presentarse con algún donante a futuro. Además, es importante la construcción de relaciones estratégicas, no sólo con organismos internacionales en materia de desastres sino con organismos centroamericanos públicos y privados para conformar una red especializada en materia de gestión de riesgo de desastres que responda a las verdaderas necesidades del área.

En Tercero, aunque es muy cierto que el CEPREDENAC es un complemento a los esfuerzos que cada uno de los países centroamericanos realizan en el ámbito de los desastres, el organismo debería plantearse ¿cuáles han sido los impactos de esos esfuerzos durante todos esos años y de qué forma han disminuido los niveles de vulnerabilidad en la región? Esto, con el objetivo de percibir, analizar y realizar los cambios que sean necesarios en el trabajo que realiza la institución.

Por último, debido a las acciones que realiza es claro que el enfoque de gestión de riesgo de desastres aún no se ha integrado completamente al CEPREDENAC, el organismo debe reflexionar si necesita convertirse en un organismo autónomo y de consulta técnica, que no es lo apropiado, o en un organismo que se especialice en disminuir y trabajar en las condiciones de vulnerabilidad de la región centroamericana, condiciones que han sido olvidadas por los distintos sistemas nacionales de protección civil a nivel centroamericano.

@oscarmelgar8823

 

 

 

22 May 2017
Lo que no te engaña, no domina tu opinión
Opinión | Por: Karen López

Lo que no te engaña, no domina tu opinión

19 May 2017
SITRAMSS: No, no es lucha de poderes
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

SITRAMSS: No, no es lucha de poderes

18 May 2017
Acceso a un sistema de transporte seguro para lograr el desarrollo sostenible
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

Acceso a un sistema de transporte seguro para lograr el desarrollo sostenible

18 May 2017
¿Qué vela tengo yo en este entierro?
Opinión | Por: Eduardo Rosales

¿Qué vela tengo yo en este entierro?