Opinión

28 Dic 2016
Opinión | Por: Óscar Melgar

Escribo, porque es posible tener un mejor país

Es mi última columna de opinión como colaborador para MedioLleno. Un medio que me ha dado la oportunidad para escribir lo que pienso, lo que siento, y para decir aquello que creo que sería conveniente hacer para cambiar la situación tan decadente de nuestra sociedad en El Salvador; a través de la palabra escrita. No me considero un columnista ni un periodista de profesión, reconozco que el haber realizado diversas columnas hizo que ampliara mi conocimiento en diversos temas y fortaleciera mi capacidad de investigación e información en distintos ámbitos. La escritura también me sirvió como herramienta de liberación ante frustraciones y sentimientos de culpa que, de alguna manera me envuelven al no poder hacer más por ese país que tanto amo, El Salvador.

El Salvador es el país donde dejé mi ombligo después de nacer; donde respiré por primera vez un sábado 23 de enero de 1988 a las cuatro y diez de la tarde; donde descubrí que la vida a veces es injusta sin explicación; donde aprendí que el amor de una madre es incondicional y que no tiene barrera alguna, a pesar de que la guerra nos separó durante siete años. En ese país también descubrí que las oportunidades para crecer como persona, y profesionalmente, no se dan en igual medida para todos; pero también descubrí que el esfuerzo y la dedicación puede llevarte a lugares y darte méritos inesperados.

No escribí para MedioLleno pensando ser un analista exitoso de la realidad del país. Escribo porque me gusta, porque me permite seguir involucrado en la realidad del país; porque puedo exigir, criticar y construir acuerdos para tener un país donde los muertos no sean sólo estadísticas. Porque la escritura puede darles a nuestros niños y niñas una educación de calidad y para que nuestros jóvenes no se pierdan en la ruleta de la violencia teniendo que ser expulsados de su tierra en busca de mejores oportunidades. Escribo para decirles a esos políticos cobardes y pusilánimes de sentido moral que trabajen para y por el bien de todos, porque es su deber y es nuestro derecho el exigírselos.

Escribo para no perderme en una identidad desconocida, para no llorar por la nostalgia que me invade al estar lejos de mi casa. Escribo, también, por aquellos que ya se nos fueron y que han perdido la voz a causa de la violencia y la locura desmedida. Escribo para acordarme que aún me falta mucho por hacer, y para hacerlo en esa tierra que me vio nacer. Escribo para no volverme indiferente como muchos aquellos que en el exterior esfuman sus recuerdos y sus raíces en falsas nubes de rencor, pero también de dolor. Escribo porque es posible tener un mejor país.

Agradezco a MedioLleno haberme dado esta oportunidad durante un año. A Marcela, a cuyos padres recuerdo, por haberlos visto en las reuniones del colegio al cual yo iba junto con su hermano; recuerdo que nunca se lo dije durante nuestra entrevista. A Eugenia, a quien conocí en la ONG donde trabajaba y que me hizo mi primera entrevista para luego ser en mi editora dentro del medio. A todo el equipo de MedioLleno por difundir mis columnas. A mi familia por su apoyo, a mis amigas y amigos por compartir mis columnas. Y a los lectores, gracias por leerme. Pero más agradezco a ese país que llaman pulgarcito, por seguir siendo mi fuente de inspiración.

25 Jul 2017
¡Políticos entiendan!
Opinión | Por: Caleb Padilla

¡Políticos entiendan!

25 Jul 2017
Legado de 3D para El Salvador
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Legado de 3D para El Salvador

24 Jul 2017
Feliz No Cumpleaños, “Nayibcito”
Opinión | Por: Mario Matheu

Feliz No Cumpleaños, “Nayibcito”

24 Jul 2017
La mujer y El Salvador: Más que solo un útero
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

La mujer y El Salvador: Más que solo un útero