Opinión

18 Abr 2017
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

¿Es posible una tercera guerra mundial?

Corea del Norte conmemoró recientemente el 105 aniversario del nacimiento del fundador y ‘presidente eterno’ Kim Il-sung en medio de tensiones internacionales provocadas entre Corea del Sur y EE. UU. La referida conmemoración es la más importante en el calendario norcoreano, en ella hay desfiles militares y coloridas celebraciones que inundan las principales calles de Pyongyang el 15 de abril de cada año. En esta edición, Corea del Norte aprovechó la celebración para exponer el arsenal militar y nuclear que posee, así como envió a través de sus funcionarios fuertes advertencias ante las supuestas provocaciones que se desarrollan en su contra.

Como resultado a este y otros sucesos anteriores, diferentes cadenas de noticias internacionales han intensificado la información mediática sobre el tema, destacando en sus titulares las afirmaciones siguientes: «Una guerra nuclear podría estallar “en cualquier momento” por culpa de EE.UU.», «El Pentágono ordena revisar el programa nuclear de EE.UU.», «Corea del Norte planea secuestrar diplomáticos y turistas extranjeros si EE.UU. lanza un ataque», « Estados Unidos advierte que se acabó “la era de la paciencia estratégica” con Corea del Norte», entre algunas otras. Esto ha provocado mucha zozobra en la comunidad internacional, que se mantiene a la expectativa de un fuego cruzado en la península coreana.

Por lo que es importante, en mi opinión, que se analicen y discutan algunas de las declaraciones vertidas por especialistas en el tema, quienes estudian de cerca esta situación, la cual  ha creado una hipotética “Tercera Guerra Mundial”. Para el caso, el politólogo Guevorg Mirzaián explicó, en un artículo publicado por RIA Novosti, que: “en realidad, el conflicto en torno a Corea del Norte es único, ya que tiene un nivel muy alto de amenaza, pero una probabilidad baja de derivar en una guerra real”.

Por consiguiente, los países implicados están conscientes de que se pagaría muy caro el inicio del conflicto armado. “Por eso ningún presidente estadunidense ha atacado Corea del Norte y ninguna de las crisis en la Península ha terminado en una guerra”, aseveró Mirzaián. Añadió también que “todos entienden perfectamente las reglas del juego y no cruzan las líneas rojas”.

Las probabilidades que ocurra un nuevo conflicto son muy bajas, debido a que a ninguno de los actores les interesa iniciar un enfrentamiento. Estados Unidos sabe perfectamente que cualquier atentado contra el pueblo norcoreano recibiría una respuesta inmediata, la cual tendría consecuencias catastróficas. Por su parte, Donal Trump compartió vía Twitter: “nuestro ejército se está fortaleciendo y convirtiéndose más fuerte que nunca. ¡Francamente, no tenemos elección!”. Mientras que, Kim In Ryong, el vice embajador de Corea del Norte, declaró en una rueda de prensa ante la ONU que Estados Unidos ha creado una situación peligrosa en la región, y que Corea del Norte está dispuesta a responder a cualquier acción militar de EE.UU.

En todas las declaraciones públicas, los involucrados demuestran una postura de provocación y aversión ante los movimientos militares de los adversarios. Esto es normal dado que ninguno estará dispuesto a mostrar debilidad ante sus oponentes y, sin embargo, la realidad podría ser otra porque causar el inicio de un conflicto bélico que involucre a varias naciones de distintos continentes es una acción que traería más perdidas que ganancias a la humanidad.

En resumen, los protagonistas optaran por perder ciertos intereses particulares, que están en juego, que perder una batalla y la guerra al mismo tiempo. Mientras tanto, la humanidad seguirá observando con atención la rivalidad mediática que enfrentan estas naciones que se confrontan constantemente junto con sus aliados con el fin de auto considerarse como los más poderosos del mundo. Al fin al cabo, lo que más importa a las potencias es el poder.

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida

18 Oct 2018
Pequeñas acciones para grandes cambios
Opinión | Por: Erick Hernández

Pequeñas acciones para grandes cambios

16 Oct 2018
Combinar la política y los desastres, no falla
Opinión | Por: Karen López

Combinar la política y los desastres, no falla

12 Oct 2018
Herencia de San Romero al país y para el mundo
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Herencia de San Romero al país y para el mundo