Opinión

2 Feb 2016
Opinión | Por: Carlos Segura

¡Es hora de parar el cambio climático!

Algo histórico ocurrió el 12 de diciembre de 2015: se adoptó, por consenso, el Acuerdo de París sobre el cambio climático, en el marco de la 21 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 21).

Con este acuerdo se pretende contrarrestar los efectos del cambio climático, y también disminuir las causas que lo producen. A continuación, una breve explicación de lo acordado en París.

Como lo indicaba en mi columna “Nos espera un desorden climático catastrófico”, este fenómeno tan negativo se ha vuelto “una realidad latente y nefasta para toda la humanidad”. Sus consecuencias son diversas y muy graves para todo el planeta y con la COP 21 se pretendió darle un giro a la historia de la humanidad, cambiando las reglas del juego para detener el cambio climático y atenuar sus consecuencias. Los principales elementos del Acuerdo de París son los siguientes:

  • Toma en cuenta todas las contribuciones nacionales presentadas por las Partes previamente a la COP 21 (186 países);
  • Confirma el objetivo de mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de los 2°C con respecto a los niveles preindustriales, ya que los riesgos por encima de ese porcentaje son demasiado elevados. Además, por primera vez se menciona la intención de limitarla, de ser posible, a 1.5°C, un objetivo reclamado por los Estados insulares amenazados por el aumento del nivel de los océanos, y por países frágiles como El Salvador;
  • Exige a cada Parte revisar cada 5 años a partir de 2020 sus contribuciones, sin abandonar sus objetivos iniciales sino que al contrario, reforzando los compromisos adquiridos para limitar el cambio climático.
  • Establece un fondo de 100 billones de dólares al año (donaciones y préstamos), que será destinado a partir de 2020 a financiar proyectos que permitan a los países adaptarse a los efectos del cambio climático (sequía, aumento del nivel de los océanos, etc.) y disminuir sus emisiones de gases a efecto invernadero. La mayoría de países que contribuirán con este fondo serán los países desarrollados, pero también los países en desarrollo que lo deseen podrán colaborar con donaciones para los países más pobres;
  • Establece la noción de “responsabilidad común pero diferenciada”, en función del nivel de riqueza de los países. La participación en el fondo para el clima será obligatoria para los países industrializados, pero será voluntaria para los países en desarrollo;
  • Establece un sistema de transparencia y de revisión para que los fondos sean utilizados de forma honesta y transparente, y para asegurarse que los países que se beneficien del fondo, cumplan verdaderamente con sus compromisos, tomando acciones concretas para luchar contra el cambio climático;
  • Hace la diferencia entre mitigación (acciones para reducir las emisiones de gases y limitar el calentamiento global), y la adaptación (reforzar las capacidades de los países de adaptarse a los efectos del cambio climático);
  • El acuerdo será abierto para la firma en Naciones Unidas el 22 de abril, en Nueva York. El criterio para que entre en vigor es doble: la ratificación de al menos 55 países o el equivalente al 55% de las emisiones de gases a efecto invernadero a nivel mundial.

Con estas líneas generales se firmó el acuerdo de París. Tuve el gran privilegio de participar en la COP 21 y ha sido la mejor experiencia de mi vida. Como salvadoreños, estamos comprometidos con el planeta, nuestras autoridades deben tomar las medidas correspondientes para limitar el impacto del cambio climático en nuestro país. Pero ojo, no todo es responsabilidad del Estado. Usted, como ciudadano, como miembro de la sociedad civil, como empresario, como empleado, como ONG, como religioso, como sindicalista, como activista, tiene la enorme responsabilidad en este horrible fenómeno. ¿Quiere salvar el planeta y darle un mejor futuro a sus hijos? Pues no contamine, cuide de la naturaleza y de esta bella creación que nos ha regalado Dios.

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida