Opinión

27 Oct 2017
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Entre Wright y Bukele hay mucho trecho

Existen dos formas de salir de un partido: la de Bukele y la de Wright. La primera te asegura mantener tu imagen intacta, aumentar tu leyenda y tener un boom de credibilidad solo soñado por los dioses; la segunda es como el fuego de tuza, duró algunos días y ahora hasta escribir el apellido amerita el uso de la memoria. No es por minimizar a Wright, pero más gente vio en vivo el Facebook Live de Bukele, que los que han firmado su petición ya con más de una semana de estar en línea.

Hay una diferencia enorme entre “Me expulsaron de mi partido, por no compartir mis ideales y mis convicciones” y “Decidí salir de mi partido porque no me cumplieron un capricho”. ¿Se ve el problema? Porque digan lo que digan, lo que gatilló la renuncia de Wright no fue que ARENA no compartiera sus pensamientos sobre el aborto y el matrimonio igualitario, prueba de eso es que todas sabían que él apoyaba esos movimientos y aunque de mala gana, el partido lo aceptó y no hubo ningún problema. No te confundas Wright, te saliste porque no te cumplieron una pataleta, no porque el partido sea retrógrado. Tú ya sabias eso cuando entraste y no tuviste problema en participar en un partido así, así que no vengas ahora pregonando ser el héroe aquí. Al héroe no se le olvida. ¿Alguien recuerda al otro que se salió con Wright? Independientemente quien fue, no fue nada valiente sujetarse al mensaje de alguien más y esperar no ser olvidado.

Bukele le lleva una ventaja a cualquiera que intente seguir su camino, si hay alguien que de forma independiente pueda hacer algo, considero yo que es él, y decirlo no me hace del TeamNayib. Pero, ¿de dónde ha salido tanta popularidad y credibilidad? Hasta yo comienzo a pensar que es nuestro verdadero “mesías” y salvador. Nayib no es polémico per se, si él está ante las cámaras no será opinando sobre un tabú de la sociedad o sobre un cambio de pensamiento a largo plazo, estará hablando de algún proyecto para la capital o criticando a un partido, dígase Frente o Arena.  Y eso a todos nos gusta.

Wright por otra parte, sino es del aborto o el matrimonio igualitario de lo que está hablando, hasta el conductor de la entrevista desvía la mirada. La diferencia mediática es enorme, los ideales que supuestamente defiende Bukele a mi parecer son comunes, son cosas que todos entendemos y apoyamos, son abstractos hasta el absurdo. A río revuelto ganancia de pescadores. Las prioridades de un salvadoreño no son lo que defiende Wright, y se metió tanto en eso que ahora no puede salir. El futuro de uno de ellos es incierto y a la vida política no creo que vuelva, al otro ya le doné dos coras por Paypal.

Tener  valor no basta para salirse de un partido, es necesario conocer el escenario, las reglas del juego, incentivarlo de la manera correcta y predecir el futuro. Y en eso mejor hubieras pedido ayuda al asesor de Bukele. Pero bueno, cualquier cosa es mejor que Zablah.

21 Nov 2017
1+1 Iguales, Diferentes y Complementarios
Opinión | Por: Sara Larín

1+1 Iguales, Diferentes y Complementarios

20 Nov 2017
Juventud, divino futuro
Opinión | Por: Erick Hernández

Juventud, divino futuro

16 Nov 2017
Realidad salvadoreña rumbo al 2018
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Realidad salvadoreña rumbo al 2018

14 Nov 2017
Salvadoreñas increíbles
Opinión | Por: Caleb Padilla

Salvadoreñas increíbles