Opinión

9 May 2018
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

En algo deberíamos coincidir

Esa teoría que “polos opuestos se atraen, y polos iguales se repelen”, pueda que no de mucho resultado cuando de personas y de grupos hablamos… ¿Creen que algún día acabará la polarización política en nuestro país? Hace un tiempo escuché a un politólogo decir que la polarización era importante; dijo que las personas no podemos pensar todas iguales, que las personas siempre buscan sentirse identificadas con algo, o alguien, y es por eso que nos apegamos a ello, y nos agrupamos con quienes coincidimos.

Si revisan la Historia de El Salvador y de otros países del mundo, siempre ha habido guerras, gente descontenta con “x” forma de pensar, enemistades por política, religión o una situación cualquiera en la que uno hable en base a experiencia, y dos o más personas tengan que ponerse de acuerdo.

El país necesita más tolerancia.

Es inútil cambiar a quien piensa diferente. El tiempo se pierde tratando de hablarle a los sordos, por eso lo mejor es trabajar duro en base al ejemplo y conseguir resultados. Insultando, forzando o golpeando a alguien para que aprenda, o entienda algo; solo hará más fuerte su oposición para la reflexión, buscar el diálogo y ponerse finalmente de acuerdo. Por eso es que El Salvador está hundido en la violencia, en la crisis económica y hasta en una crisis política, porque sus principales liderazgos no han entendido la importancia de ser sensatos con sus acciones. Ejemplos como negociaciones a oscuras, de última hora, imposiciones de leyes sin consultar, ver como se otorgan privilegios económicos y cada vez más la situación para quiénes los elegimos es adversa, todo eso hace que desconfiemos de quiénes elegimos para el proceso del desarrollo.

Pero, el tema central no debería ser el desentrampar lo que está mal, porque de eso todos hablan, debe ser encontrar un punto en común que nos haga sentir como parte de un todo y nos haga caminar hacia adelante. El Salvador no es muy grande territorialmente hablando y tiene una ventaja en tener conexiones cortas entre cada municipio. En Estados Unidos, ciudades como Boston con casi el mismo tamaño de población que El Salvador, tiene varias festividades durante el año: La Maratón de Boston, el Desfile del Día de San Patricio o el Festival de Vinos; o en Toledo, España, una ciudad antigua que celebra a sus leyendas, tiene festivales culturales a cada momento.

En El Salvador también hay festividades: la Semana Santa en Sonsonate, el Festival de la Piña en Santa María Ostuma, las Fiestas Julias en Santa Ana y hasta, las “Luces Campero” a final del año que congrega a bastantes familias para un espectáculo de luces. Pero nos quedamos cortos. Puede ser malinchismo o desinterés por lo nuestro, pero El Salvador tiene muchas cosas que contar y expresar. Quizás otros no han tomado las decisiones adecuados o intentan coartar la participación de los que vienen atrás; pero, siempre es un buen momento para cambiar, tomar responsabilidad, decidirse e iniciar.

Si en algo deberíamos coincidir es en tener sed; sed de amor por nuestro país y de ser las mejores personas para esta sociedad. Lamentablemente no es un camino fácil, pero sí ha sido el camino de otras sociedades que nos llevan años luz en desarrollo. No vamos a coincidir acusándonos, sino escuchándonos; no coincidiremos aplastando al otro, sino ayudándole; no coincidiremos si hay hipocresía, sino con sinceridad.

Les animo a ver el siguiente link #DibujáTuHistoria:


 

13 Jul 2018
Mucho para aprender de Rusia 2018
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

Mucho para aprender de Rusia 2018

12 Jul 2018
Algo muy parecido al arrebato de derechos
Opinión | Por: Karen López

Algo muy parecido al arrebato de derechos

11 Jul 2018
¡Gracias, Sala!
Opinión | Por: Mario Hernández Villatoro

¡Gracias, Sala!

11 Jul 2018
A cada acción, una reacción
Opinión | Por: Erick Hernández

A cada acción, una reacción