Opinión

3 Jul 2014
Opinión | Por: Gumercindo Ventura

El trucho es miope

En un país tan cambiante e inseguro, como El Salvador, donde hay más de una docena de homicidios diarios, preferimos disfrutar el ahora.

Estos días del Mundial cada quien ha sufrido y celebrado con la selección que ha querido. Lo que nos ha sorprendido a nosotros, y a todo el mundo, es el desempeño de la “Sele” de Costa Rica, quien con una combinación de veteranos y jóvenes ha llegado a quedar primera en un grupo donde solo había equipos campeones del mundo. ¿Es pura suerte o casualidad? No creo. Los ticos tienen algo que nos hace falta a la mayoría de pueblos en Centroamérica: visión a largo plazo.

Así como en el fútbol los jugadores se van formando desde las “canteras” y las divisiones inferiores de un club, la sociedad se forma desde las escuelas. Un jugador que ha tenido un profesor que le enseñe cómo moverse, cómo pegarle a la pelota, cómo marcar al rival, tiene más probabilidad de tener una carrera profesional que un jugador que tuvo como escuela la calle. No es que sea imposible, pero sí es mucho más difícil. Algo parecido pasa con la población en general.

Si se invierte en la educación de la población desde pequeños (la cobertura es importante pero también lo es la calidad), es más probable que se desarrollen como profesionales y que tengan una mejor calidad de vida en el futuro. A estas inversiones hay que tenerles paciencia. No es algo de lo que podamos ver frutos en meses; muchas veces pasan varios años antes de que comencemos a ver resultado. Si la población es cortoplacista y los pueblos tenemos los “gobernantes” que nos merecemos (y nos reflejan), no deberíamos extrañarnos de que los políticos no piensen más allá de las elecciones.

Costa Rica ha venido aumentando su ventaja frente a otros países en Centroamérica no sólo en fútbol; también en varios campos como la inversión y avances en derechos humanos. Costa Rica casi nos triplica el PIB per cápita. Nos saca 28 puestos en el Índice de Desarrollo Humano (62 vs. 90) y el año pasado tuvo una Inversión Extranjera Directa 19 veces más alta que la de El Salvador (2 mil 682 millones de dólares vs 140 millones). Todo esto no se construyó de la noche a la mañana, la planificación viene de años atrás.

En El Salvador preferimos lo fácil y rápido. En un país tan cambiante e inseguro, donde hay más de una docena de homicidios diarios, preferimos disfrutar el ahora. Mañana veremos cómo nos va. Esta miopía va desde algo tan “micro” como el presupuesto para los gastos en inversiones familiares, hasta las decisiones y la agenda de políticas públicas de un país. Solo falta ver la inversión en educación, la cual es alrededor del 3.5 por ciento del PIB en El Salvador. En Costa Rica era del 3.5 por ciento en 1995, y desde entonces no ha hecho más que aumentar y ahora es superior al 6 por ciento del PIB.

La vida es un partido que muchos se juegan a muerte día a día. Es normal que quede poco espacio para planificar cuando no se sabe de dónde vendrá la cena de la noche. Por eso es tan importante fiscalizar los gastos que el gobierno gentilmente administra por nosotros. Ni la compra de aviones de guerra, ni las remodelaciones de las oficinas legislativas, ni los spots publicitarios en los medios van a mejorar las posibilidades de que los estudiantes de ahora se superen mañana. El largo plazo se construye desde hoy.

27 Mar 2017
Poder de doble moral
Opinión | Por: Karen López

Poder de doble moral

24 Mar 2017
¿Cuánto nos cuesta la violencia en El Salvador?
Opinión | Por: Fabiola Alfaro

¿Cuánto nos cuesta la violencia en El Salvador?

21 Mar 2017
“Tierras” fuera del Sistema Solar
Opinión | Por: Verónica Ruiz

“Tierras” fuera del Sistema Solar

20 Mar 2017
Los medios frente a la violencia
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Los medios frente a la violencia