Opinión

24 Ago 2017
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

El tema de Inclusión en el sistema educativo del país

En el mes de agosto, visité a mi querida directora del Colegio, en el cual tuve el honor de graduarme en el 2008 y hablando de diferentes cosas, me contó una historia muy triste, en la cual se basa este artículo.

Lastimosamente, en nuestro país -y en el mundo- nos hemos vuelto muy discriminativos en varios aspectos. No solo en relación al sexo, la raza, la edad, la DISCAPACIDAD, o el nivel socio económico; hoy, hasta discriminamos si vemos a un joven en silla de ruedas.

Considero que para que El Salvador y el mundo sean más inclusivos e igualitario se empieza trabajando en la familia y la sociedad, segundo en los sistemas de SALUD Y EDUCACIÓN, y por último en el ámbito laboral y en toda la vida.

¿Cómo inculcamos la inclusión de personas con discapacidad en la familia y la sociedad? Promoviendo la cultura de vida y no aborto, dando al niño la estimulación temprana necesaria, no dejando al hijo con discapacidad en casa para que no de pena, velando por todos sus derechos de salud, educación, vida, alimentación, recreación, y vestuario. No sobre protegerlo, respetando las decisiones buenas y malas que él tome, dando todo el apoyo que necesite, tratarlo igual que a sus hermanos y cualquier persona en la sociedad.

Recuerden que andar en silla de ruedas, con muletas, con un pie o una mano enyesada, tener problemas para hablar o hacer una actividad no es sinónimo de tener el cerebro malo o sin capacidad de análisis. También, hay que recordar que somos seres de emociones y razón; si discriminamos, es una emoción negativa que le estamos dando al joven con discapacidad y como cualquier emoción puede generar un daño o un beneficio en la otra persona.

¿Cómo se logra la inclusión de personas con discapacidad en el sistema educativo? Primero, capacitar a los directores y maestros en materia de inclusión. Hacer adecuaciones curriculares, nuevos métodos de enseñanza en centros educativos públicos, privados y universidades. Segundo, realizar una reforma al sistema de educación para que los centros sean accesibles arquitectónicamente y exigir que no se discrimine a ningún estudiante, ni por tener discapacidad, ni por andar en silla de ruedas. Tercero, exigir que los maestros hagan con sus estudiantes actividades inclusivas; fomentar en la materia de moral y cívica o de valores el tema de INCLUSION; dándole la oportunidad a los niños y jóvenes con discapacidad de aprender.

¿Cómo se favorece la inclusión en el sistema de salud? Primero, no promover el aborto de niños con discapacidad. Segundo, eliminar todas las barreras arquitectónicas y actitudinales que existen en nuestro sistema de salud pública y privada. Tercero, capacitar a todo el personal que trabaja, tanto en el Ministerio de Salud y en el Instituto Salvadoreño de Seguro Social, en materia de VIDA, INCLUSIÓN, y NO DISCRIMINACIÓN.

Como podemos ver, en El Salvador y en el mundo no se ha logrado aún la verdadera inclusión para vivir en paz, armonía, empatía, y unidad. La inclusión comienza en la familia y en la educación, porque si en ambos sectores de la vida hay discriminación ¿cómo vamos a lograr erradicarla en la sociedad?

9 Nov 2018
La peor mentira política y económica
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

La peor mentira política y económica

1 Nov 2018
Migrantes, lamento de un pueblo que sufre
Opinión | Por: Erick Hernández

Migrantes, lamento de un pueblo que sufre

26 Oct 2018
Carta a los candidatos presidenciales
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Carta a los candidatos presidenciales

19 Oct 2018
“El Nayib”, un bote salvavida
Opinión | Por: Juan Carlos Méndez

“El Nayib”, un bote salvavida