Opinión

3 May 2017
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El señor de los Anillos

Saturno es el sexto planeta del sistema solar, forma parte de los planetas exteriores, es un planeta gaseoso y el segundo más grande después de Júpiter. Saturno tiene aproximadamente 200 satélites, pero de estos los más grandes y conocidos son nueve, y de estos nueve, los que más le interesan a la comunidad científica son Encélado y Titán. Se cree que Encélado contiene un océano de agua líquida, a poca profundidad de su superficie congelada; mientras que, Titán presenta una atmósfera parecida a como fue la atmósfera de nuestro planeta hace millones de años.

A simple vista Saturno no parece particularmente interesante, pero con la ayuda de un telescopio, o incluso un buen par de binoculares, podemos apreciar su sistema de anillos. Fue Galielo Galilei, quien en 1610, logró ver algo distinto en la forma de este planeta, ya que su telescopio no tenía la resolución necesaria, Galileo pensó que los anillos podían tratarse de satélites. No obstante, fue hasta casi 50 años después cuando Christiaan Huygens pudo observar con claridad los anillos y luego, a mediados de 1800, James Clerk Maxwell demostró que los anillos están compuestos de partículas, desde pequeñas motas de polvo, hasta rocas de unos pocos metros. Todas estas orbitan Saturno a velocidades de hasta 48 mil km/h.

Los anillos de Saturno han maravillado a la humanidad por miles de años, tanto que, en 1980, la NASA junto con la Unión Espacial Europea, la Agencia Espacial Italiana y el Jet Propulsión Laboratory comenzaron a madurar la idea de cómo desarrollar un proyecto para poder hacer llegar una sonda a Saturno. De esta manera, explorar de cerca, no solo a Saturno, sino también sus anillos, satélites y sus atmósferas.

 

Imagen de Saturno eclipsando al Sol. Imagen de NASA-JPL

 

 

Gracias a la colaboración entre varias naciones fue posible, en 1997, comenzar un largo viaje hacia Saturno. Viajando a aproximadamente 19 mil km/s, le tomó seis años y nueve meses a la sonda Cassini- Huygens alcanzar la órbita de Saturno. Antes de que Cassini alcanzara Saturno en 2004, nunca antes la ciencia había tenido acceso a una cantidad tan enorme de información sobre Saturno; tanto que, para su décimo aniversario Cassini ya había mandado más de 500 GB de información, con la que fue posible realizar decenas de investigaciones y más de 3 mil artículos científicos publicados; se descubrieron siete nuevos satélites e invaluable información sobre sus anillos, su atmósfera, su campo magnético, etc. Nos permitió determinar que, en efecto, hay un océano bajo la superficie de Encélado y pudimos observar la lluvia en Titán, y como este posee lagos de metano líquido y una atmósfera rica en Nitrógeno, tal como pudo haberla tenido la Tierra primitiva.

Pero, todo buen viaje tiene su final. Esta aventura que inició hace 20 años, está comenzando su etapa final, desde el 26 de Abril, Cassini ha comenzado una serie de inmersiones a través de la brecha de 2 mil 400 km que separa a Saturno de sus anillos, ninguna nave ha atravesado esa zona antes, y ahora Cassini va a hacerlo 22 veces. Mientras se acerque más a Saturno, Cassini realizará las observaciones más fascinantes, obtendrá los datos más extraordinarios al final de su vida.

A mediados de Septiembre de este año, después de su encuentro con Titán, la trayectoria de la sonda espacial se desviará de manera que se sumerja en el gran señor de los anillos. Cuando Cassini comience a atravesar la atmósfera de Saturno, el 15 de Septiembre, enviará datos sobre la composición de la atmósfera, hasta que su señal se pierda.

Al preguntar a Linda Spilker, científica del proyecto Cassini en el Jet Propulsion Laboratory, sobre el final de Cassini, ella dijo: “el gran final de Cassini es mucho más que un paso final, es un capítulo final emocionante para nuestra nave espacial intrépida, y tan rica científicamente que era la opción más clara y evidente de cómo poner fin a la misión”. Y vaya que ha sido un viaje intrépido.

  • Francisco Colorado

    Buen articulo Vero, sobre todo para los que somos aficionados a la astronomia y tenemos la oportunidad de observar esa maravilla del sistema solar, aun recuerdo la emocion que senti cuando por primera vez vi los anillos con un telescopio chiquitin de 3.5″. Esa velocidad de 19k/kms/seg es un logro increible de la ciencia en la NASA

16 Nov 2017
Realidad salvadoreña rumbo al 2018
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Realidad salvadoreña rumbo al 2018

14 Nov 2017
Salvadoreñas increíbles
Opinión | Por: Caleb Padilla

Salvadoreñas increíbles

10 Nov 2017
Los donantes y sus partidos
Opinión | Por: Juan Carlos Menjívar

Los donantes y sus partidos

10 Nov 2017
Esto que muchos llaman democracia
Opinión | Por: Karen López

Esto que muchos llaman democracia