Opinión

18 Jun 2016
Opinión | Por: Óscar Melgar

El Salvador necesita de jóvenes emprendedores para construir un mejor país

El sitio web emprendepyme.net define el término emprendimiento como la actitud y aptitud de una persona para emprender nuevos retos y proyectos, permitiéndole ir más allá de donde ha llegado. Esta concepción de nuevos logros se relaciona con la idea de innovar y correr riesgos para materializar los sueños.

En El Salvador, un país donde el día a día parece ser más complicado es necesario retomar actitudes innovadoras ante la situación que se nos presenta. Por ello, emprender una idea de negocio es motivo para impulsar procesos en materia de desarrollo económico, social, educativo, cultural y medio ambiental.

Emprender significa, literalmente, tomar.  En ese sentido, debemos tomar madurez emocional y profesional para desarrollar algunas de las siguientes características: pasión, perseverancia, ingenio, flexibilidad a los procesos de cambio, responsabilidad y visión prospectiva.

El Salvador cuenta ya con una ley de fomento, protección y desarrollo de la micro y pequeña empresa, aprobada el 25 de abril de año 2014 y sancionada por la presidente de la república en ese mismo año; cuya finalidad consiste en: “Estimular a la Micro y Pequeña Empresa en el desarrollo de sus capacidades competitivas para su participación en los mercados nacional e internacional, su asociatividad y encadenamientos productivos; facilitando su apertura, desarrollo, sostenibilidad, cierre y liquidación”.

La Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa CONAMYPE, creada con base en el decreto legislativo número 48 presentado el 8 de mayo de 1996, que funciona como dependencia del Ministerio de Economía, proporciona a las y los emprendedores las siguientes herramientas: capacitaciones para desarrollar  competencias emprendedoras; asistencia técnica en temáticas de negocios; acceso a capital semilla e información y, por último, el acompañamiento de servicios financieros. Su trabajo se enmarca en el desarrollo de varios proyectos, como por ejemplo: Programa de Emprendimiento e Innovación; Programa de Desarrollo del Tejido Productivo y Empresarial Local; Programa de Mejora del Entorno y la Formalización.

Datos de esta institución que retoma del Banco Central de Reserva, revelan que las micro y pequeñas empresas representan el 99.7 % del total de empresas salvadoreñas contribuyen a la generación de 700 mil empleos directos y aportando el 35% del Producto Interno Bruto.

En El Salvador, el enfoque de emprender un negocio propio es más un tema de necesidad que de oportunidad. Basta dar una vuelta por los principales mercados de San Salvador y darse cuenta de distintos procesos innovadores que muchas personas han llevado a cabo con el fin de obtener mejores oportunidades de vida; por lo cual, se hace necesario exigir a los partidos políticos la creación de una ley de emprendimiento que permita generar acciones en diversas áreas.  Ya en abril de este año Medio Lleno proporcionaba un reportaje de emprendedores y las ideas que dicha ley debería incluir, entre las que destacaban: creación de redes de emprendedores, de incubadoras y la minimización de procesos burocráticos.

Una idea para emprender no necesariamente está vinculada al tema económico sino también en la generación de proyectos de vida, en el área social, cultural, medio ambiental, institucional o, en el ámbito que nos encontremos. Asimismo, es de aprovechar las distintas herramientas que el contexto nos ofrece para cambiar nuestra situación.

La vida en El Salvador no es fácil y las mismas condiciones interfieren en la creación de nuevas inversiones que podrían beneficiar a miles de personas. Sin embargo, emprender en un país como el nuestro significa creer que aún existen muchas situaciones por rescatar y que, a través de esta idea, podemos cambiar la vida de muchos que posiblemente se encuentren sin ninguna oportunidad.

 

15 Dic 2017
El mito de la Tierra plana
Opinión | Por: Verónica Ruiz

El mito de la Tierra plana

15 Dic 2017
Necesitamos amor sólido
Opinión | Por: Sara Larín

Necesitamos amor sólido

14 Dic 2017
Valores de Navidad
Opinión | Por: Gerardo Schönenberg Ávila

Valores de Navidad

13 Dic 2017
Mozote nunca más
Opinión | Por: Mateo Villaherrera

Mozote nunca más